Los sonidos de los Chakras

(Chakra sounds)      


Primera fase: 45 minutos.

Siéntate cómodamente o acuéstate si lo prefieres. Mantén tu espalda recta y tu cuerpo suelto. Respira con tu vientre en lugar de con tu pecho. Los sonidos debes hacerlos con la boca abierta y la mandíbula suelta, mientras mantienes tu boca abierta todo el tiempo. Cierra los ojos y escucha la música.

Empieza con los sonidos en el primer chakra. Puedes emitir un solo tono o variarlo. Deja que la música te guie intentando ser creativo con tus propios sonidos.

Mientras escuchas el sonido de la música o los sonidos que emites, siente los sonidos pulsando en el centro de tu chakra, aunque, al principio, te parezca imaginación. Osho sugiere que podemos usar la imaginación cuando “queremos sintonizarnos con algo que ya está ahí”. De modo que continúa con la meditación aunque sientas que te estás imaginando tus chakras. Con presencia, tu imaginación puede conducirte a experimentar las vibraciones internas de cada centro.

Después de los sonidos en el primer chakra, oirás cambiar el tono a una nota más alta: es la indicación para que escuches y sientas los sonidos en el segundo chakra. Si lo deseas, puedes seguir también emitiendo sonidos.

Repites este proceso hasta el séptimo chakra.          

Cuando pases de un chakra a otro, ve elevando el tono de tus sonidos. Tras escuchar y emitir los sonidos en el séptimo chakra, los tonos irán descendiendo a través de todos los chakras. Cuando oigas los tonos descender, escúchalos y emite el sonido de cada chakra.

Siente que tu cuerpo se convierte en una especie de flauta y deja que los sonidos resuenen en tu interior desde la cabeza hasta las caderas. Al final de la serie, oirás una pausa que anuncia la siguiente. Este movimiento de ascenso y descenso del sonido se repite tres veces en, aproximadamente, 45 minutos.


Después de haberte familiarizado con la meditación, puedes añadirle otra dimensión utilizando la visualización. Deja que aparezcan, si surgen, imágenes visuales en tu imaginación cuando te centres en cada chakra. No has de crear las imágenes; sólo mantente receptivo a aquellas que puedan aparecer. Las imágenes pueden ser: colores, texturas o escenas de la naturaleza. Y también puede que, en vez de imágenes, surjan en ti pensamientos. Así, por ejemplo, puede venirte la palabra “oro” o ver el color en tu imaginación.

Segunda fase: 15 minutos  

 

Al acabar la última serie, siéntate o túmbate en silencio con los ojos cerrados. Permanece en silencio y no te centres particularmente en nada. Tan sólo fíjate y ábrete a todo aquello que surja en ti. Relajado, pr4eséncialo todo sin juzgar nada.

 

 


Ver páginas TIENDA para el pedido 
 


Meditations