Simplemente mantente centrado

 
  

“Cuando no tengas nada que hacer, siéntate simplemente y ubícate interiormente en el lugar que está cinco centímetros debajo del ombligo, y permanece allí.

Fijar la atención en este centro te va a ayudar enormemente, así que, entre más te situes allí, mejor será. De esta manera se creará un centro para tus energías vitales. Tú sólo tienes que empezar a observarlo y empezará a funcionar, empezarás a sentir que toda la vida gira alrededor de este centro. La vida se inicia en el hara, y en el hara es donde la vida termina. Todos los centros de nuestro cuerpo están distantes; el hara está exáctamente en el centro que es donde estamos enraizados y equilibrados, así que una vez uno toma conciencia del hara, muchas cosas empiezan a suceder.


Cuanta más conciencia tomes del hara, menos miedo tendrás de la vida y de la muerte, porque éste es el centro de la vida y de la muerte. Una vez estás en armonía con el centro del hara, puedes vivir valerosamente. El valor surge de allí: habrá menos pensamientos, más silencio, menos momentos sin control, una disciplina natural, valor y arraigo, una raigambre.”

 

Extracto de This Is It!

Meditations