Toca ligeramente tus ojos


 

 Usa las palmas de tus manos, ponlas sobre tus ojos y permite que las palmas toquen el globo ocular, pero simplemente como si fueran plumas, sin presionar. Si haces presión será inútil, toda la técnica será inútil. No hagas presión; Toca simplemente, como una pluma. Tendrás que corregir, porque al principio harás presión. Pon menos y menos presión hasta que estés tocando simplemente sin ninguna presión en absoluto: tus manos solo tocan los globos oculares.

¿Por qué? Porque una aguja puede hacer lo que una espada no puede hacer. Si presionas, la cualidad habrá cambiado: eres agresivo, y la energía que fluye a través de los ojos es muy sutil: una pequeña presión y empieza a luchar, y se crea una resistencia. Si presionas, entonces la energía que está fluyendo a través de los ojos iniciará una resistencia, una lucha; surgirá un esfuerzo. Por tanto, no presiones; incluso una ligera presión es suficiente para que la energía del ojo lo juzgue.

Es algo muy sutil; es algo muy delicado. No presiones, que sea como una pluma, tu palma simplemente toca, como si no estuviera tocando. Toca como si no estuviera tocando, sin presión, sólo un toque, un ligero sentimiento de que la palma está tocando el globo ocular, eso es todo.

¿Qué sucederá? Cuando tocas simplemente, sin hacer ninguna presión, la energía empieza moverse por dentro. Si presionas, empieza a luchar con la mano, con la palma, y sale hacia fuera. Un toque, nada más, y la energía empieza a moverse interiormente. La puerta está cerrada; simplemente la puerta está cerrada y la energía se va hacia adentro. En el momento en que la energía se va hacia adentro, sentirás cómo llega una ligereza a toda tu cara, a tu cabeza. Esa energía que retorna te hace más ligero.

Incluso, si no entras en meditación profunda, esto te puede ayudar físicamente. A cualquier hora del día, relájate sobre una silla, o si no tienes una silla, cuando vayas simplemente sentado en el tren, cierra tus ojos, siente un ser relajado en la totalidad de tu cuerpo, y luego pon ambas palmas sobre tus ojos. Pero no presiones; esto es algo muy significativo. Toca simplemente, como una pluma.

Cuando tocas y no presionas, tus pensamientos pararán inmediatamente. En una mente relajada los pensamientos no se pueden mover; se quedan congelados. Necesitan agitación y fiebre, necesitan tensión para moverse. Viven a través de la tensión. Cuando los ojos están silenciosos, relajados, y la energía se retrae, los pensamientos se detendrán. Sentirás una cierta cualidad de euforia, algo que diariamente se hará más profundo.

 

Extracto de El Libro de Los Secretos


Meditations