CREATIVIDAD:
LIBERANDO LAS FUERZAS INTERNAS

4. El Arte del dinero

¿Puedes hablar sobre el dinero? ¿Qué son todos esos sentimientos acerca del dinero? ¿Qué le hace tan poderoso que la gente sacrifica su vida por él?

Esta es una pregunta muy significativa.
Todas las religiones han estado en contra de la riqueza porque la riqueza puede darte todo lo que se puede comprar en la vida. Y se puede comprar casi todo excepto aquellos valores espirituales como el amor, la compasión, la iluminación, y la libertad. Esas pocas cosas son excepciones; y las excepciones confirman la regla. Todo lo demás lo puedes comprar con dinero. Como todas las religiones han estado en contra de la vida, inevitablemente han estado en contra del dinero. Es el corolario natural. La vida necesita dinero porque la vida necesita comodidades, la vida necesita buena comida, la vida necesita buenas ropas, buenas casas. La vida necesita bella literatura, música, arte, poesía. ¡La vida es vasta!
Y un hombre que no puede entender la música clásica es pobre. Está sordo. Quizás escuche —sus ojos, sus oídos, su nariz, todos sus sentidos estarán físicamente bien— pero metafísicamente… ¿Puedes ver la belleza de la gran literatura, como el Libro de Mirdad? Si no puedes verla, estás ciego.
Me he encontrado con gente que ni siquiera han escuchado el nombre de El Libro de Mirdad. Si tengo que hacer una lista de grandes libros, eso será lo primero. Pero par ver su belleza necesitarás una tremenda disciplina.
Sólo puedes entender la música clásica si aprendes; y es un aprendizaje largo. Pero para entender eso, necesitarás no pasar hambre, no sufrir la pobreza, estar libre de todo tipo de prejuicios.
Por ejemplo, los musulmanes han prohibido la música; han privado al hombre de una tremenda experiencia. Sucedió en Nueva Delhi… uno de los emperadores musulmanes más poderosos, Aurangzeb, estaba en el trono. Y él no sólo era poderoso, era realmente terrible.
Hasta ese momento los emperadores musulmanes estaban diciendo que la música iba en contra del Islam, pero eso era todo; Delhi estaba lleno de músicos. Pero Aurangzeb no era un caballero. Declaró que si se escuchaba cualquier música en Delhi, el músico sería inmediatamente decapitado. Y Delhi era el centro, naturalmente, porque había sido la capital desde hacía miles de años. Por eso era el lugar en donde vivían todos los genios.
Cuando hizo esta declaración, todos los músicos se reunieron y dijeron: —¡Hay que hacer algo, esto es demasiado! Solían decir que va en contra del Islam; eso está bien. Pero este hombre es peligroso, va a empezar a matar—. De modo que como protesta, todos los músicos —de los que había miles— fueron al palacio de Aurangzeb.
Él salió al balcón y le preguntó a la gente: —Quién ha muerto—. Porque lo que habían hecho… llevaban un cadáver como los llevan en la India. Dentro no había ningún cadáver, sólo almohadones, pero habían conseguido que tuviera el aspecto de un cadáver. Aurangzeb preguntó: —¿Quién ha muerto?
Y respondieron: —La música. Y tú eres el asesino.
Aurangzeb dijo: —Esta bien que haya muerto. Ahora por favor hacerme un favor: Cavar la tumba tan profunda como podáis, para que nunca vuelva a salir de ella.
Esos músicos y sus lágrimas no afectaron a Aurangzeb; estaba haciendo algo “sagrado”.
Los musulmanes niegan la música. ¿Por qué? Porque en Oriente la música la tocaban hermosas mujeres. En Oriente y en Occidente el significado de la palabra “prostituta” es diferente. En Occidente la prostituta está vendiendo su cuerpo. En Oriente, en el pasado, la prostituta no estaba vendiendo su cuerpo; estaba vendiendo su genio, su baile, su música, su arte.
Os sorprenderá saber que todos los reyes indios solían enviar a sus hijos, que iban a convertirse en sus sucesores, a vivir con grandes prostitutas durante unos años. Eran enviados a aprender etiqueta, a aprender amabilidad, a aprender música, a aprender las delicadezas del baile; porque un rey debía ser realmente rico en todos los aspectos. Debía entender la belleza, debía entender la lógica, debían tener modales. Esa era una vieja tradición la India.
Los musulmanes la desbarataron. La música iba en contra de su religión. ¿Por qué?, porque para aprender música tenías que entrar en una casa de prostitutas. Los musulmanes están totalmente en contra del disfrute, y la casa de la prostituta estaba llena de risas, canciones, música, danza. Ellos simplemente lo prohibieron: ningún musulmán podía entrar en un lugar de música; escuchar música era pecado.
Y lo mismo han hecho las diferentes religiones; por diferentes razones, pero han estado recortando las riquezas del hombre. Y la enseñanza más básica es que debes de renunciar al dinero.
Puedes ver la lógica. Si no tienes dinero, no puedes tener nada más. En lugar de cortar las ramas, estaban cortando las mismas raíces. Un hombre sin dinero está hambriento, es un mendigo, no tiene ropa. No puedes esperar que tenga tiempo para Dostoevsky, Nijinsky, Bertrand Russell, Albert Einstein, no; eso es imposible.
El conjunto de todas las religiones han hecho al hombre todo lo pobre que han podido. Han condenado tanto el dinero, han alabado tanto la pobreza que por lo que a mi respecta, son los criminales más grandes que ha conocido el mundo.
Fíjate en lo que dice Jesús: Un camello puede pasar por el ojo de una aguja, pero un rico no podrá entrar por las puertas del cielo. ¿Piensas que este hombre está en sus cabales? Esta dispuesto a dejar que un camello pase a través del ojo de una aguja; que es absolutamente imposible, pero acepta que incluso esa imposibilidad podría hacerse posible. ¿Pero, un rico entrando en el paraíso? Esa es una imposibilidad mucho mayor; no hay forma de conseguirlo.
Se critica la riqueza, se critica la abundancia, se critica el dinero. El mundo está dividido en dos campos. El 98 por 100 de la gente vive en la pobreza pero con una gran consolación, que en donde la gente rica será incapaz de entrar, ellos serán recibidos con los ángeles tocando en sus arpas, “¡Aleluya… Bienvenidos!” Y el 2 por 100 que son ricos están viviendo tremendamente culpables de ser ricos.
No pueden disfrutar de su riqueza por que se sienten culpables, y en el fondo tienen miedo: quizás no les dejen entrar en el paraíso. Por eso tienen un gran dilema. La riqueza ha creado culpa en ellos —no serán consolados porque no están llorando—, no les dejarán entrar en el paraíso porque tienen demasiadas cosas en la tierra. Serán arrojados al infierno.
Por culpa de esta situación, el hombre rico vive atemorizado. Incluso si disfruta, o trata de disfrutar las cosas, la culpa lo envenena. Quizás esté haciendo el amor con una mujer hermosa, pero sólo su cuerpo estará haciendo el amor. Está pensando en el  paraíso en donde están entrando los camellos, y él se queda fuera y no tiene donde ir. ¿En estas circunstancias, puede este hombre hacer el amor? Podría estar comiendo la mejor comida posible, pero no la puede disfrutar. Sabe que la vida es corta, y después de eso sólo hay oscuridad y el fuego del infierno. Vive paranoico.
El pobre ya está viviendo en el infierno, pero vive con una consolación. Te sorprenderá saber que en los países pobres la gente está más contenta que en los  países ricos. He visto a los más pobres de India sin ninguna señal de insatisfacción en absoluto. Y los americanos van dando la vuelta al mundo buscando consejo espiritual; naturalmente, porque no quieren ser derrotados por los camellos; quieren entrar por las puertas del cielo. Quieren encontrar algún camino, algún yoga, algún ejercicio como compensación.
El mundo entero ha sido vuelto en contra de sí mismo.
Soy quizás la primera persona que es respetuosa con el dinero, la riqueza, porque te puede hacer  multidimensionalmente rico.
Un pobre no puede entender a Mozart, un hombre hambriento no puede entender a Miguel Angel, un mendigo no puede mirar los cuadros de Vincent van Gogh. Y la gente que padece hambre no tiene suficiente energía para ser inteligente. La inteligencia llega sólo cuando tienes en ti energía de sobra; ellos ganando sólo pan y mantequilla se quedan agotados. No tienen inteligencia, no pueden entender Los Hermanos Karamazov, sólo pueden entender a algún estúpido sacerdote en una iglesia.
Ni el sacerdote entiende de que está hablando, ni la audiencia. La mayoría están profundamente dormidos, agotados después de seis días de trabajo. Y el sacerdote está más cómodo si todo el mundo está dormido, así no tiene que preparar un nuevo sermón. Puede seguir utilizando el viejo sermón. Todo el mundo está dormido, nadie se dará cuenta de que les está engañando.
La riqueza es tan importante como la buena música, como la buena literatura, como las obras maestras en el arte.
Hay personas que tienen una capacidad innata para ser músicos. Mozart comenzó a tocar hermosa música a la edad de ocho años. Cuando tenía ocho años, otros grandes maestros de música ni se le acercaban. Este hombre ha nacido con esa creatividad. Vincent van Gogh nació de un padre pobre que trabajaba en una mina de carbón. Nunca recibió educación, nunca fue a ninguna escuela de arte, pero se convirtió en uno de los pintores más grandes del mundo.
Sólo hace unos días vi una foto de una de sus pinturas. Por esa pintura fue el hazmerreír de todos los pintores, ¿qué decir de los demás? , porque había pintado estrellas de una forma que nadie las había visto: como una nebulosa, todas las estrellas en movimiento, como una rueda girando continuamente. ¿Quién ha visto estrellas así?
Incluso otros pintores dijeron: —¡Te estás volviendo loco; eso no son estrellas!—. Y además, los árboles que había pintado por debajo de las estrellas suben más alto que las estrellas. Las estrellas se quedan atrás, los árboles suben mucho más arriba. Ahora, ¿quién ha visto árboles así? ¡Esto es una locura!
Pero hace algunos días vi un dibujo de ese tipo. Los físicos han descubierto ahora que van Gogh tiene razón: las estrellas no son como parece, son exactamente de la forma que las pintó. ¡Pobre van Gogh! Qué ojos debía de tener ese hombre, para ver lo que a los físicos les ha costado encontrar cien años, con todos sus grandes laboratorios y gran tecnología. Y Vincent van Gogh, extrañamente, sólo con los ojos desnudos pudo comprender la forma exacta de las estrellas. Están girando, son derviches giradores; no son estáticas, como tú las ves.


DE VUELTA AL INDICE DE LIBROS


© Editorial Gulab