EL REBELDE


CAPÍTULO 3

 

Vivir con el Alma en el Fuego

 

 

Pregunta 1

 

Amado Bhagwan:

Me encuentro profundamente conmovida por tu visión del Rebelde. Siempre me he sentido orgullosa de ser inconformista. Anoche en un sueño me vi a mi misma perseguida por vivir rebeldemente y me asusté.

Al despertar, me di cuenta de que lo que yo creía que era rebelión, era en realidad un juego seguro para mí,

bien dentro de los límites de lo aceptable.

Ahora veo que el espíritu rebelde del cual hablas, es algo que asusta; pero sin embargo lo anhelo profundamente.

Amado Bhagwan: ¿Es este sentimiento de inseguridad

parte del proceso de ser rebelde?

 

 

Es una vieja asociación y un malentendido, el pensar que ser inconformista es ser rebelde.

El inconformista es un reaccionario. Actúa desde su rabia, su violencia, su ego. Su acción no surge de la consciencia. Aunque vaya contra la sociedad, el solo hecho de estar contra la sociedad, no implica necesariamente, estar correcto. De hecho, la mayoría de las veces, el moverse de un extremo a otro, es moverse de un error a otro.

El rebelde es un tremendo equilibrio, y eso no es posible sin consciencia, sin estar alerta y sin una inmensa compasión. No es una reacción, es una acción - no contra lo viejo, sino por lo nuevo.

El inconformista sólo está en contra de lo viejo, en contra de lo establecido, pero no tiene ninguna visión del futuro, ninguna concepción creativa del por qué se opone. ¿Qué hará si triunfa? Se encontrará perdido y totalmente avergonzado. Nunca lo ha pensado. No se ha sentido avergonzado, porque nunca ha triunfado. Su fracaso ha sido su refugio.

Cuando digo reacción, quiero decir que tu orientación es básicamente dependiente: no estás actuando impulsado por la libertad e independencia. Esto tiene profundas implicaciones. Quiere decir, que tu acción es solamente un subproducto; también quiere decir que tu acción puede ser controlada muy fácilmente.

Hay una pequeña historia de Mulla Nasrudin. Era un inconformista, básicamente reaccionario, una mente absolutamente negativa. Si su padre le decía: “Tienes que ir a la derecha”,  podías estar seguro que iría a la izquierda.

Muy pronto el padre se dio cuenta, y entonces no hubo más problemas. Cuando quería que fuera a la derecha, le decía, “por favor, ve a la izquierda”, y él iría a la derecha. Estaba desobedeciendo. Era un inconformista, pero estaba totalmente inconsciente de que le estaban ordenando, mandando, controlando, y que estaba haciendo justamente lo que el padre quería que hiciese.

Lentamente se empezó a dar cuenta - “¿Qué pasa? Antes mi padre solía enojarse cuando me ordenaba que fuera a la derecha y yo iba a la izquierda. Yo sigo tan desobediente como siempre, pero ahora nunca se queja”.

Pronto se dio cuenta de la estrategia. Un día el anciano padre y Nasrudin estaban cruzando el río con su burro, el que cargaba una gran bolsa de azúcar. La bolsa se inclinaba más hacia la derecha, y corría peligro de resbalar y caer al río y perder el azúcar.

El padre iba detrás y sabía que, “si digo ‘mueve la bolsa a la izquierda’, tengo un hijo tan extraño que, inmediatamente la moverá hacia la derecha, y la bolsa caerá al río y se perderá todo el azúcar”.

Así que gritó: “Nasrudin - mueve la bolsa a la derecha”, esperando que la iba a mover a la izquierda, según su experiencia previa. Pero para aquel entonces Nasrudin también se había dado cuenta. Le dijo: “Muy bien”. Y movió la bolsa a la derecha ¡y la bolsa cayó al río!

El padre le dijo: “¿Qué pasó, ya no eres más desobediente?”.

El le contestó: “Desde ahora en adelante, voy a decidir cada vez si soy obediente, o no. No tendré ninguna filosofía fija, sino que actuaré de acuerdo a la situación, porque has sido astuto conmigo, me has estado engañando. ¡Soy tu hijo y aún así me has estado engañando! Me has estado ordenando de tal manera que al desobedecerte te obedecía. Desde hoy en adelante estaré alerta - puedo obedecer, puedo desobedecer. Desde hoy ya no seré predecible, controlable, no estaré más en tus manos”.

El inconformista está siempre en manos de la sociedad y del sistema. El sistema sólo tiene que ser un poco más inteligente y astuto, y entonces puede usar al inconformista muy fácilmente, sin ninguna dificultad.

Pero el sistema nunca puede usar al rebelde, porque él no está reaccionando a éste. Tiene una visión del futuro, del hombre nuevo, de la humanidad nueva. Está trabajando para crear ese sueño, para transformarlo en realidad. Si está en contra de la sociedad, está en contra porque la sociedad es un obstáculo para la realización de su sueño.

Su foco no es el sistema. Su foco está en un futuro desconocido, en una posibilidad potencial. Actúa impulsado por su libertad, por su visión, por su sueño. Su consciencia decide en qué dirección quiere ir.

Esta es la diferencia entre reacción y acción: la reacción es siempre determinada por tu enemigo. Quizás nunca lo has pensado, que en la reacción, es el enemigo el que está en posición dominante, él está decidiendo tu acción. Lo que tú vas a hacer, está decidido por el enemigo.

La sociedad decadente, el viejo sistema y la humanidad muerta, no pueden concebir al rebelde, porque no puede tener ni siquiera una visión fragmentaria del gran sueño que el rebelde lleva en su alma. Todas sus acciones provienen de ese sueño; van en contra de la sociedad - pero es sólo una coincidencia. No está contra la sociedad, está a favor del hombre nuevo. Su actitud es positiva, no negativa.

No está enojado con la vieja sociedad, está lleno de piedad y compasión. Sabe cuánto ha sufrido el hombre viejo, cuánto y por cuánto tiempo ha vivido en miseria. ¿Cómo puede estar enojado? Ni siquiera puede quejarse.

Está creando este mundo nuevo de tal manera que este sufrimiento, esta miseria y esta sociedad horrible desaparezcan, y que el hombre pueda vivir más naturalmente, más hermosamente, más amorosamente, más pacíficamente, gozando de todas las riquezas que esta existencia le brinda, de todos los invalorables regalos de la vida.

Libertad, amor, silencio, verdad, iluminación y el supremo florecimiento de tu ser - todo te está disponible. Los obstáculos tienen que ser eliminados. Todas las viejas estructuras fueron creando más y más impedimentos y obstrucciones contra tu crecimiento. Si el rebelde está contra esos obstáculos, es para permitir que el hombre nuevo viva sin cadenas ni prisiones, fuera de los campos de concentración - tan libre como un pájaro en vuelo…, tan libre como un rosal que danza en la lluvia, en el sol; tan libre como la luna moviéndose en el cielo, más allá de las nubes en su extrema belleza, dicha y paz.

El rebelde es un hombre totalmente diferente del inconformista. Está bien que te hayas dado cuenta que ser un inconformista no es ser un rebelde. Nunca lo olvides, porque ser un inconformista es muy fácil, pero para ser un rebelde necesitas de una tremenda transformación en tu ser.

¡Ser un inconformista es tan barato! Mira a los ‘punks’ - ellos son inconformistas, se han cortado el pelo en ambos lados, dejando sólo un mechón de pelo en el medio, y éste también lo han teñido de colores psicodélicos. Hombres jóvenes, mujeres jóvenes…, hombres jóvenes con una mitad de sus bigotes afeitados y la otra pintada, o todos los bigotes pintados como un arco iris - ¡éstos son los inconformistas! Es muy fácil. Puedes tener los botones de tus pantalones atrás y eres un inconformista. Será un poco difícil, requerirá un poco de disciplina, pero es muy barato - y muy estúpido también.

Una actriz y modelo de Italia, estuvo sentándose en una de las principales intersecciones de Roma, desnuda, pidiendo a la gente que se afiliara a su partido político. Aquellos que querían hacerse miembros de su partido político, podían jugar con sus senos y besarla. Había una multitud haciendo cola para afiliarse como miembros de su partido político. ¡En un solo día afilió a diez mil personas!

Ahora ha declarado que se presentará como candidato a miembro del parlamento, y el modo como va a dirigir su campaña y persuadir a la gente para que vote por ella, es sentándose desnuda en un auto convertible; y detendrá el auto para besar y abrazar a cualquiera que quiera votar por ella.

¡Esto es ciertamente inconformismo! Se convertirá en miembro del parlamento, puede incluso convertirse en primer ministro de Italia, si simplemente le dice a todos los miembros: “Si votas por mí para primer ministro del país, te haré el amor en la sala de este parlamento”. Es una de las actrices más hermosas de Italia, y una de las modelos más bellas de toda Europa.

Es fácil ser inconformista, ¿Pero qué puede aportar ella a la humanidad? Sus besos no ayudarán, ni tampoco sus tetas. Como chiste está bien, pero ella no puede proporcionar una existencia dichosa a la humanidad ni a su propio país.

El inconformista a través del tiempo ha cometido toda clase de actos estúpidos. Enoja e irrita a la gente, pero no ayuda a la transformación de este mundo. Y tú como sannyasin no te debes interesar en esta clase de circo, en esta clase de entretenimiento estúpido. Puedes hacerte famoso muy fácilmente...

 

Al comienzo de este siglo, un hombre en América, Roberto Ripley, se hizo mundialmente famoso en tres días - y no hizo nada. Simplemente caminaba de espaldas en Nueva York, sosteniendo delante de él un espejo en ambas manos, para poder mirar hacia atrás, y caminar. Naturalmente causó sensación. En todos lados se juntaba la gente y todos los diarios publicaron su foto. Se convirtió en la principal noticia, fue el primer hombre que andó de espaldas por toda la ciudad de Nueva York. Llegó a ser un acto famoso. Finalmente viajó a través de toda América de espaldas, creando grandes noticias por todos lados. La gente lo recibía como a un santo, y todo lo que hacía era llevar un espejo. Está bien para un circo, pero no va a ayudar a traer ningún valor nuevo a la vida, ni colores nuevos, ni flores nuevas, ni bendiciones nuevas a la gente.

Está bien que lo hayas comprendido pero no lo olvides.

Y es significativo que esa misma noche tuviste un sueño donde: “Me vi perseguida por vivir rebeldemente”.

Has sido una inconformista, pero nunca habías tenido un sueño de ser perseguida, porque el inconformista, a lo sumo se convierte en un entretenimiento, en un hazmerreír. ¿Quién se preocupa de perseguirlo? ¿Quién tiene tiempo para perseguirlo? Pero sólo la idea, el cambio en tu mente que la verdadera rebelión es algo totalmente diferente, trajo inmediatamente un sueño. Es significativo. ¡Tu inconsciente inmediatamente te advirtió que tuvieras cuidado!

Ser un inconformista es simplemente algo aceptado por mucho tiempo. Es parte del sistema de esta sociedad decadente. Los inconformistas han existido siempre, nunca nadie los ha crucificado. No son un peligro para la sociedad ni para los intereses creados. El hecho de haberte visto perseguida en un sueño, fue una advertencia de tu inconsciente, “…y me asusté. Al despertar me di cuenta de que lo que yo creía que era rebelión, era en realidad un juego seguro para mí, bien dentro de los límites de lo aceptable. Ahora veo que el espíritu rebelde del cual hablas, es algo que asusta; pero que sin embargo lo anhelo profundamente. ¿Es este sentimiento de inseguridad parte del proceso de ser rebelde?”.

Primero, es ciertamente arriesgado, peligroso.

Es sólo para aquellos que tienen corazón de león, que tienen agallas, y que tienen la dignidad de seres humanos.

No es para todos.

Sólo unos cuantos rebeldes son necesarios para crear una sociedad rebelde; los otros los seguirán, pero por sí mismos, no serán rebeldes. Sí, la gente rebelde crea una sociedad, la muchedumbre, tal como es parte de la sociedad de hoy - será parte de la sociedad rebelde-. Pero no podrá hacer nada por sí misma. Simplemente porque se mueren de miedo.

Pero en lo que nos concierne a mí y a mi gente, cualquier cosa que sea peligrosa, arriesgada, que provoque miedo, debería ser aceptada como un desafío a tu humanidad, a tu valor, a tu espíritu, a tu misma alma. Es peligroso - por eso mismo debería ser anhelado.

Un hombre que vive sin peligro no vive en absoluto.

El único modo de vivir, es vivir peligrosamente, siempre caminando en el filo de la navaja. Entonces la vida tiene frescura, juventud y una intensidad momento a momento, una totalidad momento a momento, porque el próximo instante es totalmente incierto.

Los que están viviendo convencionalmente, cómodamente, una vida de clase media…, la palabra “clase media”, es un insulto, uno no debería vivir una vida de clase media. Esta es la gente que se aferra al pasado, que se aferra a cadáveres, a valores decadentes, a rituales sin sentido, porque hasta tienen miedo de cuestionar. Valoran más su conveniencia que la sinceridad.

Sus así llamadas comodidades de clase media, son más valiosas para ellos, que vivir una vida con intensidad y fuego.

Un sannyasin se inicia para llegar a ser una llama, anhelando vivir peligrosamente, desprendiéndose de todas las comodidades y conveniencias, y moviéndose siempre hacia lo desconocido.

Y lo lindo es que cuando vives peligrosamente, y no tienes ninguna certeza, ninguna garantía, ningún seguro para el mañana, vives el hoy al máximo. Exprimes el jugo de cada momento en su totalidad, sabiendo perfectamente bien, que a lo mejor, no vas a tener otra oportunidad.

Amas, pero tu amor no es superficial.

Vives, pero tu vida es fuego.

Y aún un sólo momento de intenso amor y de vida son más valiosos que toda una eternidad de veneración fútil, de supersticiones, de ideales muertos, de esclavitud, de cautiverio.

Dios le está hablando a Moisés en el Monte Sinaí, y Moisés está sacudiendo su cabeza en incredulidad a lo que Dios le está diciendo. Con su cara mirando al cielo le dice: “Está bien Dios, ahora déjame tenerlo claro. Me estás diciendo que somos los elegidos, ¿y que quieres que nos cortemos las puntas de nuestro qué?”.

Dios, siendo un caballero, no puede usar la palabra. Y Moisés siendo un profeta, tampoco puede usarla. Así que la forma en que se las arreglaron es un misterio, porque Dios permaneció en silencio. Quizás fue el propio descubrimiento de Moisés - tenía que responder a su gente- ¡y no podía mostrar su ignorancia!

Los judíos han sufrido sólo por esta extraña idea que aceptaron, que son los elegidos de Dios. Esto parece ser absolutamente..., o Moisés lo soñó, o fumó marihuana en el Monte Sinaí - porque sé que en el Monte Sinaí crece marihuana. Pero algo salió mal, y él regresó con lo idea, “Somos los elegidos”, y una vez que esto entró en la cabeza de los judíos, se convirtió en su ego, y a nadie se le ocurrió cuestionarlo.

He investigado en muchas escrituras judías, antiguas y recientes, en muchos comentaristas - muy lógicos y significativos filósofos como Martín Buber - pero nadie ha cuestionado esta estúpida idea de que los judíos son los elegidos de Dios. Es tan cómoda, tan conveniente, pero ha creado toda su miseria, durante cuatro mil años, porque nadie más la acepta.

Cada uno tiene su propia idea. Los hindúes creen que son los elegidos de Dios, y que Dios les dio a los hindúes los primeros libros sagrados en el mundo. Los hindúes fueron los primeros en convertirse en una nación civilizada, y tienen uno de los lenguajes más perfectos - el sánscrito - el cual proclaman como el único lenguaje que Dios entiende. Así que si estás orando en cualquier otro idioma, estás simplemente perdiendo tu tiempo.

Justo aquí en Poona, un hombre está enseñando a mujeres por primera vez en la historia… ¡Se cree ser un revolucionario, es sólo un inconformista! Está enseñando a las mujeres rituales en sánscrito; qué sutras deben ser repetidos en la ceremonia del matrimonio, para que la sacerdotisa pueda efectuar casamientos - lo que no ha sucedido jamás en toda la historia. Pero el problema es que esas mujeres no saben - ni siquiera han sido educadas - no conocen el significado.

Hace unos días un periodista le preguntó al hombre: “Tú le estás enseñando a estas mujeres estos sutras en sánscrito, preparándolas para sacerdotisas en los templos, en los matrimonios, en otras ceremonias; pero ellas no conocen el significado de las palabras”. Y ¿Sabes cuál fue su respuesta? Dijo: “No es el asunto que conozcan el significado. Dios lo entiende, así que si ellas lo saben o no, es absolutamente irrelevante. Es la oración perfecta - eso lo sé - y es la oración precisa que Dios entiende. La mujer que la está repitiendo está al margen, ya sea que conozca el significado o no”.

¡Piensa que está siendo muy rebelde!, pero nadie lo está condenando, la gente lo toma como una broma. Y nadie llamará a esas mujeres para efectuar un casamiento. El las puede preparar, pero nadie las llamará a venerar a sus templos. Las puede seguir preparando, eso no importa. A menos que los templos las llamen para que sean sacerdotisas, a menos que la gente las llame para celebrar ceremonias de casamiento, nacimiento y muerte. Es por eso que nadie se molesta con él. Pero su respuesta muestra una gran falacia que los hindúes han arrastrado por miles de años - que el sánscrito es el lenguaje de Dios, el único lenguaje que él entiende, y que son los únicos libros que él ha escrito. Y que además los hindúes son los elegidos de Dios; él ha tomado todas sus encarnaciones en el pueblo hindú.

Los alemanes piensan que son la raza más pura, y este fue el conflicto, por esto fue que quisieron destruir a los judíos, porque dos pueblos no pueden ser los elegidos de Dios. Uno debe ser completamente eliminado. Cuando Adolfo Hitler logró matar a seis millones de judíos, se hizo más y más evidente para los alemanes, que él tenía razón, porque Dios no estaba protegiendo a los judíos y tampoco estaba castigando a Adolfo Hitler.

Es muy cómodo adaptarse a la sociedad en la que estás viviendo, sin hacer nunca ninguna pregunta aunque sientas que en ella haya algo estúpido. Pero sólo por salvar tu comodidad, estás vendiendo tu alma, te estás convirtiendo en un esclavo espiritual.

Un rebelde rehúsa ser esclavizado de cualquier forma, ni siquiera por Dios, ni que decir por el hombre.

La afirmación de Friedrich Nietzsche: “Dios ha muerto y ahora el hombre es absolutamente libre”, es una afirmación de un alma rebelde. Su argumento es claro. En otra parte dice: “Dios y el hombre no pueden coexistir, porque Dios existirá sólo siendo él el creador y el hombre el creado. No podemos tolerar esta indignidad, este insulto, por lo tanto declaramos que Dios está muerto y que el hombre es supremo. Ahora nadie está sobre él”.

Ciertamente estos son caminos peligrosos. Pero aquellos que han seguido estos caminos han gozado de la vida en su gloria absoluta, han vivido la vida en total éxtasis. Aquellos que han permanecido corderos de clase media, masas; esperando al pastor que venga y los salve, llevan una vida tan tibia, que no es ni caliente ni fría. Es simplemente un té que no te gustaría beber - ni caliente ni frío solamente tibio.

No vivas una vida tibia.

La obstinada esposa de Harry, Martha, lo llevó a comprar un par de pantalones. “¿Quiere botones o cierre?” le preguntó el empleado. “Cierre”, le contestó Harry rápidamente.

“Muy bien señor”, le contestó el empleado. “¿Y quiere Ud. un cierre de cinco pulgadas o de diez?”. “De diez pulgadas”, contestó Harry, antes de que Martha pudiera interrumpir.

Cuando salieron, Martha estaba furiosa. “Tú”, dijo: “¡Tú y tu cierre de diez pulgadas! me recuerdas al hombre que vive al lado de la casa de mi padre. Cada mañana baja a su jardín, abre la doble puerta de tres metros de su garaje y luego saca su bicicleta”.

¡No vivas la vida en una bicicleta!

Lo que estoy diciendo ciertamente crea un sentimiento de inseguridad. Pero, ¿qué es la seguridad? ¿Hay algo seguro en la vida? ¿Existe la seguridad, o es solamente una idea, una idea consoladora que el hombre se ha creado para sí mismo? ¿Qué seguridad existe?

La gente de Hiroshima y Nagasaki fueron a dormir con absoluta seguridad; no creo que ni siquiera una sola persona en esas dos grandes ciudades, doscientos mil habitantes, se hubiera ido a dormir con un sentimiento de inseguridad. Y por la mañana no había más que fuego y cadáveres. No quedó nada vivo, ni siquiera los árboles, ni los pájaros, ni los animales, ni el hombre. Toda la vida simplemente desapareció. ¿Cuál es la seguridad que existe?

¿Crees que esos seis millones de judíos, alguna vez creyeron que las cámaras de gas serían su fin, que en cuestión de minutos, saldrían por la chimenea convertidos en humo? ¿Qué seguridad existe?

Nunca ha habido ninguna seguridad.

La muerte puede venir en cualquier momento, y siempre viene sin ningún aviso, sin ninguna advertencia. Sin embargo seguimos viviendo con esta idea de seguridad, y cada vez que surge la idea de ser un rebelde, un espíritu rebelde, inmediatamente pensamos en la seguridad.

¡Pero tú no tienes ninguna seguridad!

El rebelde lo comprende: no hay seguridad - por lo tanto no la pidas. Vive en inseguridad, porque ese es un hecho real de la vida. No puedes evitarlo, no puedes prevenirlo, así que no hay necesidad de preocuparse al respecto. No pierdas tiempo innecesariamente.

En los tiempos en que Disraeli y Gladstone eran enemigos políticos; en todo el Parlamento Británico se oían los acalorados debates.

Una vez Gladstone le gritó al primer ministro: “Señor, llegarás a tu fin, ya sea por la horca, o por una enfermedad venérea”.

Disraeli se ajustó su monóculo y respondió con toda calma: “Yo diría, señor Gladstone, que eso depende de si acepto sus principios o acepto a su amante”.

Toma la vida con calma. Sé sereno y muévete con fuerza, poder y dignidad hacia lo desconocido, hacia lo oscuro, gozosamente, danzando.

No tienes nada que perder, más bien todo que ganar.

 

 

 

CAPÍTULO 4

 

Mas Vale que te Apures

 

o te Quedarás sin Planeta

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Cuál es la diferencia entre el rebelde y el revolucionario?

 

No solo hay una diferencia cuantitativa entre un rebelde y un revolucionario, sino también una diferencia cualitativa. El revolucionario es parte del mundo político. Su enfoque es político; su entendimiento es que cambiar la estructura social, es suficiente para cambiar al hombre.

El rebelde es un fenómeno espiritual.

Su actitud es absolutamente individual.

Su visión es que si queremos cambiar la sociedad, tenemos que cambiar el individuo.

La sociedad en sí misma no existe; es sólo una palabra, como muchedumbre. Si vas a buscarla no la encontrarás en ninguna parte. Donde sea que encuentres a alguien, encontrarás al individuo. Sociedad es sólo un nombre colectivo - sólo un nombre, no una realidad - sin sustancia. El individuo tiene un alma, tiene una posibilidad de evolución, de cambio, de transformación; por tanto la diferencia es tremenda.

El rebelde es la esencia misma de la religión.

Trae al mundo un cambio de consciencia.

Si la consciencia cambia, entonces la estructura social estará obligada a seguirla. En sentido contrario no funciona - y ha sido probado por todas las revoluciones, porque todas han fracasado.

Ninguna revolución ha tenido éxito todavía en cambiar al hombre. Aún así, el hombre parece no estar consciente de este hecho; él aún sigue pensando en términos de revolución, de cambiar la burocracia, de cambiar las leyes, los sistemas políticos. Feudalismo, capitalismo, comunismo, socialismo, fascismo - todos ellos a su manera son revolucionarios-. Todos ellos han fracaso, y fracasado totalmente, porque el hombre ha permanecido el mismo.

Un Gautam Buddha, un Zarathustra, un Jesús - estos son rebeldes. Su confianza está en el individuo. Ellos no han tenido éxito tampoco, pero su fracaso es totalmente diferente al fracaso del revolucionario. Los revolucionarios han intentado su metodología en muchos países en muchas maneras, y han fracasado. Pero un Gautam Buddha no ha tenido éxito - porque no ha sido probado. Un Jesús no ha tenido éxito, porque los judíos le crucificaron y los cristianos le enterraron; él no ha sido probado, no se le ha dado la oportunidad. El rebelde es aún una dimensión no experimentada.

Mis sannyasins tienen que ser rebeldes, no revolucionarios. Los revolucionarios pertenecen a una esfera muy mundana. El rebelde y su rebeldía son sagrados. El revolucionario no puede pararse solo. Necesita una muchedumbre, un partido político, un gobierno. Necesita poder y el poder corrompe. Y el poder absoluto corrompe absolutamente.

Todos los revolucionarios que han conseguido tomar el poder, han sido corrompidos por el poder. No pudieron cambiar al poder y sus instituciones; el poder los cambió a ellos y a sus mentes. Los corrompió. Sólo los nombres de los poderosos se volvieron diferentes..., pero la sociedad continuó permaneciendo la misma.

La consciencia del hombre no ha crecido por siglos. Sólo de vez en cuando un hombre florece, pero en millones de personas el florecimiento de un hombre no es una regla, es una excepción. Y porque está solo, la muchedumbre no puede tolerarlo. Se convierte en una clase de humillación; su misma presencia se vuelve insultante, porque te abre los ojos, te hace más consciente de tu potencial y tu futuro.

Hiere tu ego, que no hayas hecho nada para crecer, para ser más consciente, más amoroso, más dichoso, más creativo, más silencioso, y para hacer un bello mundo a tu alrededor. No has aportado nada al mundo; tu existencia no ha sido una bendición, sino una maldición. Has traído tu cólera, tu violencia, tus celos, tu competitividad, tu codicia por el poder. Haces del mundo un campo de batalla; estás sediento de sangre y haces a otros sediento de sangre. Privas a la humanidad de su humanismo. Ayudas al hombre a caer por debajo de su humanidad, incluso a veces por debajo de los animales.

Un Gautam Buddha o un Kabir o un Chuang Tzu, te hiere porque él ha florecido, y tú estás ahí parado. La primaveras van y vienen, nada florece en ti, ningún ave viene y hace su nido en ti, ni cantan sus canciones a tu alrededor. Es mejor crucificar a Jesús y envenenar a Sócrates, hacerlos a un lado, de modo que no necesites sentirte en ninguna forma espiritualmente inferior.

El mundo ha conocido sólo unos cuantos rebeldes, pero ahora es el momento. Si la humanidad demuestra ser incapaz de producir un gran número de rebeldes - un espíritu rebelde - entonces nuestros días sobre la tierra están contados, entonces este siglo puede convertirse en nuestro cementerio. Estamos llegando muy cerca a ese punto.

Tenemos que cambiar nuestra consciencia, crear mayor energía meditativa en el mundo, crear más amor. Tenemos que destruir al hombre viejo y su fealdad, sus ideologías podridas, sus estúpidas discriminaciones e idiotas supersticiones, y crear un nuevo hombre con ojos frescos, con nuevos valores - una discontinuidad con el pasado-. Ese es el significado de rebeldía.

Estas tres palabras te ayudarán a comprender. Reforma significa una modificación. Lo viejo permanece, le das una nueva forma, una nueva figura; un tipo de renovación de un edificio viejo. Su estructura original permanece - lo blanqueas, lo limpias, haces algunas ventanas, algunas puertas nuevas.

La revolución va más allá de la reforma. Lo viejo permanece, pero muchos cambios se le añaden aún en su estructura fundamental - no sólo cambiando su color y abriendo algunas ventanas y puertas, sino tal vez construyendo nuevos pisos, elevándolo más hacia el cielo. Pero lo viejo no es destruido, permanece escondido detrás de lo nuevo. De hecho sigue siendo el cimiento de lo nuevo. La revolución es una continuidad con lo viejo.

La rebelión es una discontinuidad. No es una reforma, no es una revolución. Es simplemente desconectarte de todo lo que es viejo. Las viejas religiones, las viejas ideologías políticas, el viejo hombre, todo lo que es viejo - te desconectas de ello. Comienzas una vida fresca, desde sus principios. Y a menos que preparemos a la humanidad para empezar la vida nuevamente - una resurrección, una muerte de lo viejo y un nacimiento de lo nuevo...

Es muy significativo recordar que el día que Gautam Buddha nació, su madre murió; conforme él llegaba del útero, su madre se iba de la existencia. Quizás esto fue histórico, porque fue criado por la hermana de su madre; él nunca vio a su madre viva. Y ahora se ha convertido en una idea tradicional en el Budismo, que siempre que un Buddha nace, su madre muere inmediatamente, su madre no puede sobrevivir. Lo tomo como una indicación simbólica y muy significativa: significa que el nacimiento de un rebelde es la muerte de lo viejo.

El revolucionario intenta cambiar lo viejo. El rebelde simplemente sale de lo viejo, así como la serpiente se desprende de su vieja piel - y nunca mira hacia atrás. A menos que creemos tal clase de rebeldes alrededor del mundo, el hombre no tiene futuro.

El hombre viejo ha traído al hombre a su muerte final. La mente vieja, las ideologías viejas, las religiones viejas - todas ellas se han amalgamado para traer esta situación de suicidio global. Sólo el hombre nuevo puede salvar la humanidad, este planeta, y la bella vida de este planeta.

Yo enseño rebelión, no revolución.

Para mí, la rebeldía es la cualidad esencial de un hombre religioso. Es espiritualidad en su absoluta pureza.

Los días de revolución están caducos. La revolución francesa fracasó, la revolución rusa fracasó, la revolución china fracasó, y en este país, hemos visto con nuestros propios ojos, que la revolución Gandhiana fracasó - y fracasó ante el mismo Gandhi. Gandhi estuvo predicando la no violencia toda su vida - y ante sus propios ojos el país estaba dividido; millones de personas fueron asesinadas, quemadas vivas; millones de mujeres fueron violadas y hasta el mismo Gandhi murió abaleado. Ese es un extraño fin para un santo pacífico.

Y él mismo olvidó todas sus enseñanzas. Antes de que su revolución triunfara, fue interrogado por un pensador americano, Louis Fischer. “¿Qué vas a hacer con las armas, los ejércitos, armamentos, cuando India sea un país independiente?”. Y Gandhi dijo: “Voy a arrojar todas las armas al océano y enviar todos los ejércitos a trabajar en los campos y en las siembras”. Y Louis Fischer preguntó: “¿Pero, acaso te has olvidado? Alguien puede invadir tu país”. Gandhi respondió. “Le daremos la bienvenida. Si alguien nos invade, le aceptaremos como un huésped y le diremos, ‘Tú puedes vivir aquí también’, del mismo modo que nosotros estamos viviendo. No hay necesidad de luchar”.

Pero olvidó completamente toda su filosofía. Así es como las revoluciones fracasan. Es muy bello hablar de esas cosas, pero cuando el poder llega a tus manos... Primero Mahatma Gandhi no aceptó ningún puesto en el gobierno. Fue por miedo, porque. ¿Cómo va a responder a todo el mundo? ¿Y qué pasó sobre lo de arrojar las armas al océano? ¿Y qué acerca de enviar al ejército a trabajar en los campos? Escapó de la responsabilidad por la que había estado luchando toda su vida, viendo que se crearía un tremendo problema, tendría que contradecir su propia filosofía.

Pero el gobierno estuvo conformado por sus propios discípulos, elegidos por él. No les pidió disolver el ejército; al contrario... Cuando Pakistán atacó a la India, él no le dijo al gobierno indio: “Ahora vete a las fronteras y dale la bienvenida a los invasores como si fueran huéspedes”. Al contrario, bendijo a los primeros tres aviones que fueron a bombardear Pakistán. Con su bendición..., los tres aviones aterrizaron en la villa donde él se estaba alojando, en Nueva Delhi, y salió al jardín para bendecirlos. Con su bendición fueron adelante a destruir a nuestra propia gente, quienes sólo unos días antes fueron nuestros hermanos y nuestras hermanas. Sin vergüenza, sin ver jamás la contradicción...

La revolución rusa fracasó ante los propios ojos de Lenín. El estuvo predicando según Karl Marx que cuando la revolución llegue, aboliremos el matrimonio, porque el matrimonio es parte de la propiedad privada, y como la propiedad privada desaparecerá, el matrimonio también desaparecerá. Las personas pueden ser amantes, pueden vivir juntas; los niños serán cuidados por la sociedad.

Pero conforme la revolución triunfaba, se dio cuenta del enorme problema. Cuidar de tantos niños, ¿quién va a cuidar de esos niños? y disolver el matrimonio... Por primera vez, vio que la sociedad depende de la familia. La familia es una unidad básica, sin la familia tu sociedad será disuelta..., será peligroso crear una dictadura del proletariado, porque la gente se volverá más independiente si no tiene la responsabilidad de la familia.

Ves la lógica: si la gente tiene la responsabilidad de una esposa, de un padre viejo, una madre anciana, de hijos, ellos están tan agobiados que no pueden ser rebeldes. No pueden ir en contra del gobierno..., tienen demasiadas responsabilidades. Pero si la gente no tiene responsabilidades, si los ancianos son cuidados por el gobierno, como habían estado prometiendo antes de la revolución, si los niños son cuidados por el gobierno..., si la gente vive junta mientras se ama, no necesitan permiso para casarse y no necesitan de ningún divorcio. Es su asunto privado y personal y el gobierno no tiene por qué interferir.

Cuando sucedió que el poder llegó a manos del partido comunista, y Lenín era el líder, todo cambió. Una vez que el poder llega a sus manos, la gente empieza a pensar diferente. Ahora la idea era que hacer a la gente tan independiente de responsabilidades, es peligroso - se volverán demasiado individualistas. Así que déjalos que se carguen con la familia. Permanecerán esclavizados sólo a causa de una madre anciana, un padre anciano, una esposa enferma, hijos y su educación, y no tendrán ni el tiempo, ni el valor para ir en contra del gobierno en ningún asunto.

La familia es una de las más grandes trampas que la sociedad ha usado por milenios para mantener al hombre esclavo. Lenín olvidó todo a cerca de la disolución de la familia...

Es muy extraño cómo las revoluciones han fracasado. Han fracasado en las manos de los propios revolucionarios, porque una vez que asumen el poder, comienzan a pensar en forma diferente. Entonces se vuelven demasiado aferrados al poder, y todo su esfuerzo es cómo mantener el poder por siempre en sus manos, y cómo mantener a la gente esclavizada.

El futuro no necesita revoluciones.

El futuro necesita un nuevo experimento, el cual no ha sido intentado todavía - porque aunque por miles de años han existido rebeldes-, ellos permanecieron individuos. Quizás el tiempo no había madurado para ellos. Pero ahora, el tiempo no sólo está maduro..., si no te apuras, el tiempo ha llegado a su fin.

Para fines de este siglo o el hombre desaparece, o un hombre nuevo con una visión nueva aparecerá sobre la tierra.

El será un rebelde.

 

CAPÍTULO 5

 

La Violencia es Violación

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Podrías decir algo sobre la violencia como expresión de rebelión?

 

La violencia no puede ser parte de un espíritu rebelde, por la sencilla razón que la violencia es todo el pasado de la humanidad - y el rebelde quiere discontinuar con el pasado. La violencia ha sido el modo de vida por milenios. Directa o indirectamente hemos vivido bajo la violencia. Nuestros ejércitos, nuestros policías, nuestras cárceles, nuestros jueces, nuestras guerras, nuestras así llamadas grandes religiones - todos han vivido bajo la violencia. Y la violencia, reducida a su esencia, es irreverente hacia la vida.

Para mí el hombre religioso, la conciencia religiosa, no es nada más que una profunda reverencia por la vida, porque no hay Dios más allá de la vida, no hay paraíso más allá de la consciencia. La violencia es la violación de la vida y de la consciencia. Es destructiva.

El rebelde es un creador, toda su filosofía es aquella de la creatividad. Hemos vivido en destructividad por demasiado tiempo - y ¿cuál ha sido el logro? Por eso es que he hecho una clara distinción entre el rebelde y el reaccionario. También he hecho una distinción entre el rebelde y el revolucionario.

El reaccionario es la categoría más baja. Nunca puede desconectarse del pasado. El pasado es su orientación, reaccionando contra él. Pero ya sea que estés a favor o en contra, el pasado sigue siendo su referencia, su contexto.

El revolucionario está un poco más alto que el reaccionario. No sólo reacciona; tiene sueños del futuro, tiene sus utopías. Pero en lo que concierne a la violencia, el revolucionario a través del tiempo, ha pensado que se pueden lograr objetivos justos a través de medios errados.

Yo refuto esa contención. Sólo se pueden lograr fines justos a través de medios correctos. A través de la violencia no se puede lograr una humanidad pacífica, silenciosa, amorosa. La violencia estará en sus raíces y envenenará toda la superestructura.

El rebelde tiene que ser no-violento por pura absoluta necesidad.

A menos que sea no-violento, no puede ser vehículo para una sociedad pacífica, sin guerras, para una humanidad sin clases.

Si siembras semillas de violencia, no puedes esperar y pensar que las flores no van a ser afectadas por la violencia. Esas flores van a salir de las semillas que has sembrado. Así que cada revolución violenta, ha creado otra sociedad violenta, otra cultura violenta. Es desgraciado ver que aún necesitamos ejércitos, armas nucleares. Es indigno ver que necesitamos policías, cortes y cárceles. Una humanidad mejor, un hombre más consciente, se librará de toda esta tontería que nos rodea y contamina todo nuestro ser.

El rebelde no puede ser a medias. No puede ser alguien que elige algunas cosas del pasado y otras no. El pasado, como un todo, tiene que ser negado. Sólo entonces podremos librarnos de la barbarie de la humanidad, de la crueldad, de la violencia y de la enraizada falta de respeto por la vida y la existencia.

Mi actitud es de reverencia por la vida.

El rebelde estará listo a morir; pero no estará listo a matar. Es el orgullo del hombre morir por una causa. Es animal matar a alguien, por más grande que sea su causa. Matando has echado todo a perder. Y mirando en forma práctica, el rebelde es un individuo en contra de todo el mundo, y aún si elige ser violento, será aplastado. El enemigo - el pasado - tiene poderes mucho más violentos en sus manos.

El rebelde tiene que confiar en el amor, en la meditatividad, tiene que estar consciente de su inmortalidad - que aunque su cuerpo sea crucificado, él permanece sin ser tocado. No estoy hablando aquí sólo de la rebelión política. Estoy hablando sobre el individuo rebelde, un fenómeno espiritual, no una entidad política. Y ninguna espiritualidad puede aceptar la violencia como un medio para lograr el fin.

La violencia está simplemente fuera de toda consideración en lo que concierne a mi rebelión, a mi rebelde. El no podrá matar, hemos matado suficiente - hemos destruido suficiente. Ya es tiempo de parar toda esta forma idiota de vivir. Tenemos que salir de esta oscuridad hacia la luz. Aún si te cuesta la vida, está perfectamente bien... porque mi rebelde será básicamente un meditador.

No concibo que mi rebelde no medite, esa es su experiencia esencial, y una vez que comprendes que eres inmortal, ¿Quién se preocupa de que lo maten?, y si millones de meditadores están listos a abrir sus pechos ante las pistolas del viejo y podrido pasado, hay una posibilidad: quizás también traiga un cambio en los corazones de esa gente que tiene esas armas destructivas en sus manos.

La rebelión no ha sido probada en una gran escala. Sólo con el esfuerzo de millones de gente meditando, amantes del silencio y la paz, destruyendo toda clase de discriminaciones que crean violencia, estaremos creando el espacio, la brecha, la discontinuidad que puede salvar al hombre y a la vida en este planeta.

 

 

 

CAPÍTULO 6

 

La Justicia Social

 

es la Venganza Social

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Qué es justicia para el rebelde?

 

Esta es una de las más significativas preguntas que se hayan hecho por la sencilla razón de que el hombre que va a desaparecer, nunca ha tratado de eliminar las causas de la injusticia. Al contrario ha estado a nombre de la justicia, vengándose de aquellos individuos que no eran obedientes al orden social, al sistema, a los intereses creados. Fueron condenados como criminales, castigados. Y se pensó que la justicia había sido restablecida.

En efecto, la gente que había sido castigada fue realmente la víctima.

La justicia no se restableció. De hecho, la gente que era la causa raíz de la injusticia en el mundo se había vengado. Su venganza fue satisfecha, y la gente fue atemorizada para que no fuera en forma alguna en contra del orden social.

Es tan extraño, en una historia tan larga… y nadie ha tratado de ver por qué la injusticia existe. Sólo hemos estado juzgando individuos, y ellos no son las causas, sólo son síntomas.

Por ejemplo, un hombre pobre está forzado a robar en ciertas circunstancias. Si realmente quieres que la justicia sea restablecida, su pobreza debe ser eliminada. Pero no, encarcelas al pobre hombre por algunos años y creas más injusticia en la sociedad - porque luego sus hijos están destinados a ser mendigos, o carteristas, su esposa está destinada a ser prostituta. Y al hombre que has encarcelado por algunos años - le has quitado su humanidad, su orgullo, su autoestima-; lo has humillado tanto que una vez de regreso a la sociedad, él mismo se sentirá un extraño en quien nadie confía, quien no puede conseguir trabajo, a quien todos evitan. Nadie quiere tener amistad con él. El está nuevamente obligado a robar.

Es un hecho conocido que una vez que un hombre es forzado a la cárcel como castigo, automáticamente cae una y otra vez en la cárcel. A la larga, la cárcel se convierte en su hogar, él se transforma en reincidente. El mundo exterior es sólo un lugar de vacaciones. Sólo de vez en cuando sale afuera al mundo - pero el mundo no lo acepta, no lo trata en los mismos términos como trata a otros seres humanos-. Ofendido, él también se torna vengativo.

La venganza no puede crear ninguna otra cosa, que venganza. El odio crea más odio, la venganza crea más venganza. En la cárcel se vuelve más y más experto. El no es más un aficionado - la primera vez sí lo fue. En la cárcel, la que casi debería llamarse universidad del crimen, escuela de aprendizaje, caldo de cultivo para criminales..., en la cárcel aprende que no es el crimen lo que se castiga sino el ser descubierto. Que no te descubran - y no has cometido el crimen. Hay super-expertos en la cárcel; enseñan al novato, lo inician en los secretos del mundo criminal. Cada vez que sale de la cárcel, está más preparado para el crimen.

Pero quizás la vieja humanidad no estaba interesada en eliminar el crimen completamente. Sólo estaba interesada en castigar al desobediente - al inadaptado - a los que deseaban seguir su propio camino, los que no querían convertirse en parte del engranaje, los que tenían una cierta individualidad. Para ellos no había otra salida, excepto el crimen. El crimen fue su forma de rebeldía.

El rebelde y su mundo investigarán las causas. Ningún hombre nace criminal; todo hombre nace como un sabio, inocente. Es una cierta clase de crianza, de sociedad, de educación lo que lo reduce a criminal.

La sociedad de rebeldes eliminará las causas. Por ejemplo, la pobreza no será permitida en la tierra, y una vez eliminada, casi el cincuenta por ciento de los crímenes desaparecerán, y el cincuenta por ciento de jueces y de las cortes - de las fuerzas policiales, y el cincuenta por ciento de las leyes - simplemente eliminando la pobreza.

En segundo lugar, ahora la ciencia está absolutamente segura, que hay crímenes que son hereditarios. Estás castigando a la persona innecesariamente - necesita compasión, no castigo. Por ejemplo, un violador... en un país mahometano este crimen es considerado tan grande, que la muerte es el único castigo. Pero la violación puede ser eliminada completamente.

En cualquier sociedad aborigen la violación no existe porque no se permite a los adolescentes vivir en la casa de sus padres, desde el momento en que se hacen conscientes de su energía sexual y sensualidad. Tienen un lugar en la aldea donde viven todos los jóvenes. Están en contacto con todo tipo de chicos y chicas; se les permite libertad sexual absoluta, con una sola condición - que parece ser muy significativa - que puedes estar con una amiga o amigo sólo por tres días; y luego tienes que cambiar. Esto le da a cada uno la oportunidad de ‘experienciar’ con todos, y da también la inmensa oportunidad de abandonar los celos. Es absolutamente imposible sentirse celoso cuando tu amiga está ahora cambiando a otro. No hay relaciones fijas; sólo por tres días pueden estar juntos, luego sigue adelante, cambia.

Cuando llegan a la edad de matrimonio, están tan familiarizados con todos los muchachos y todas las muchachas de la tribu, que pueden escoger la pareja adecuada, con quien tengan la relación más armoniosa. Extrañamente, en esta sociedad tan licenciosa no existe la violación -no existe evidencia en toda la historia de la humanidad- y tampoco hay divorcio. Han encontrado la persona adecuada porque se les ha brindado la oportunidad. Su amor continúa creciendo, su armonía se enriquece más y más cada día.

En las sociedades aborígenes el divorcio y el adulterio son desconocidos - no porque tengan algún mandamiento, sino por el simple hecho de que cada uno ha conocido a todos los demás de la tribu, y después de este conocimiento y experiencia han escogido a sus parejas. Los padres no concertan los matrimonios; los jóvenes escogen por sí mismos.

En una sociedad rebelde, el patrón será el mismo. Y particularmente después de la invención de la píldora, es absolutamente absurdo que un hombre tenga que casarse con una mujer que no haya conocido íntimamente, o una mujer tenga que casarse con un hombre sin saber nada sobre él. La píldora debería haber sido una gran revolución. Pero todas las religiones están obstaculizando esa revolución. Ellos creen que la píldora es una invención de las fuerzas del mal; no se debería usar.

La antigua píldora era sólo noventa y nueve por ciento confiable porque a veces uno se olvidaba tomarla. Ahora, otras dos píldoras han surgido. Una que la mujer puede tomar luego de hacer el amor, para que no haya lapsos; y la otra ha surgido para el hombre - no hay necesidad que la mujer la tome.

Con estas píldoras disponibles, el hombre y la mujer pueden experimentar hasta que lleguen a la persona con quienes querrán estar por siempre, y no necesitan apurarse y correr a la iglesia; pueden esperar. Por uno o dos años pueden ver como fluye su intimidad, si se profundiza y enriquece, o si con el tiempo desaparece. Antes de decidir por el compañero de su vida, parece ser simple lógica - experimentar con el mayor número de gente posible. El adulterio desaparecerá, la violación desaparecerá.

Y la ciencia descubrirá, como lo ha estado haciendo, que hay crímenes que el hombre comete bajo leyes biológicas - está obligado a cometerlas por su herencia. Luego necesita hospitalización, cuidado médico; o si tiene algún problema mental, entonces necesita un hospital psiquiátrico. Pero no se trata de llamarlo criminal, y no hay motivo para darle un castigo.

Todo castigo es un crimen.

Sólo porque no hemos sido capaces de encontrar las causas... o quizás no queríamos encontrarlas, porque encontrar las causas significaría cambiar toda la estructura social, y no estábamos listos para esa gran revolución.

El rebelde está listo para toda revolución en cualquier aspecto de la vida. La injusticia desaparece..., y no hay necesidad de justicia alguna.

Es muy difícil concebir un hombre sin celos, un hombre sin rabia, un hombre sin sentido competitivo, un hombre sin ambición de poder, pero todo eso es posible. Sólo que nunca habíamos pensado cómo eliminar las causas.

¿Por qué la gente quiere poder? Porque cualquier cosa que estén haciendo no es respetada. Un zapatero no es respetado como el presidente de un país. En realidad, puede ser que el zapatero sea mejor como zapatero, que el presidente como presidente. La cualidad debe ser valorada - si un zapatero es un mejor zapatero, entonces no necesita interesarse en ser presidente. Su propio arte, su propio oficio le brindará dignidad y el respeto de la gente.

Realmente ocurrió - porque el padre de Lincoln era zapatero y Lincoln se convirtió en presidente. Toda la aristocracia americana se escandalizó porque tendrían que vivir bajo la presidencia de un zapatero. En el Senado todos eran aristócratas - gente super rica. Al comienzo del primer discurso que Lincoln pronunció en la asunción de su presidencia, fue interrumpido por un hombre muy arrogante, egoísta, quien levantándose y mostrando sus zapatos dijo: “Señor Lincoln, por accidente Ud. ha llegado a ser presidente, pero nunca olvide que su padre fue un zapatero. De hecho, su padre solía venir a hacer los zapatos a todos en la familia. El zapato que le estoy mostrando fue hecho por su padre”.

El Senado entero se rió; creyeron que habían humillado a Lincoln. Pero es difícil humillar a alguien como a Lincoln. Sus ojos se llenaron de lágrimas y dijo: “Le estoy inmensamente agradecido por recordarme a mi padre. El fue un zapatero perfecto y yo sé que no puedo ser tan perfecto como presidente. No lo puedo superar. Pero haré lo mejor posible por acercarme a su grandeza”.

“En lo que concierne a su familia y los zapatos que mi padre hizo, le puedo informar a todo el Senado pues puede haber otras familias aristocráticas a quienes mi padre solía hacer zapatos. El me enseñó el oficio de zapatero. Si sus zapatos no le quedan bien - si le aprietan, si le quedan demasiado ajustados, o muy grandes - se los puedo arreglar. Soy su propio hijo. Nunca me siento avergonzado - sólo avíseme. Iré y haré lo mejor que pueda. Por supuesto, no será igual que mi padre, porque él está muerto”.

Hubo un gran silencio..., los senadores no lo pudieron creer - ¿De qué materia está hecho este hombre, Lincoln? no lo puedes insultar. Es capaz de convertir tu insulto en un gran respeto. Y es tan humilde, ¿cómo puedes humillarlo? Sólo los arrogantes pueden ser humillados.

Una comuna donde viva gente rebelde no será competitiva, dará la misma oportunidad a todos de ser ellos mismos, aceptará a todos como son.

Y todos son necesarios - el zapatero, el que limpia los baños, los presidentes - todos son necesarios. De hecho, puede llegar el momento en que los presidentes no sean necesarios, ni los primeros ministros, ni el mismo gobierno; pero nunca llegará el momento en que no haya necesidad de zapateros o del que limpia los baños. Ellos son mucho más esenciales, ellos sirven a la sociedad de una manera más fundamental. Se merecen todo el respeto.

Cuando respetas a la persona tal como es, a su profesión, cualquiera que sea, estarás cortando las raíces mismas del crimen, de la injusticia, y cuando no haya dinero como un medio de cambio, nadie podrá ser ni más rico ni más pobre.

El milagro del dinero es que puede acumularse. No puedes acumular trigo. ¿Por cuánto tiempo puedes acumularlo? - se podrirá. No puedes acumular flores, ni productos lácteos, ¿por cuánto puedes hacerlo? Tienes que compartirlos y rápidamente - porque cuanto más frescos, mejor. La moneda nunca envejece ni nunca se pudre. Puedes continuar acumulándolas. En la sociedad, la división de clases entre el pobre y el rico, es a causa de la moneda.

El rebelde eliminará la moneda, todo dinero.

Las necesidades de todos serán satisfechas. La comuna se encargará de ello. La comuna se esforzará por ser más rica, por ser más saludable, por vivir más cómodamente, más lujosamente. Pero para ello no necesitas una gran cuenta en el banco, y no necesitas someter a miles de personas a morir de hambre.

El rebelde investigará cada problema de la vida desde sus mismas raíces. No reprimirá los síntomas, destruirá las causas. Y si todas las causas de la injusticia son destruidas, entonces por primera vez la justicia será restablecida.

Ahora mismo, estamos todos viviendo bajo la injusticia, injusticia multidimensional; y para que esta injusticia prevalezca tenemos las fuerzas armadas, la policía, la guardia nacional, tenemos las cortes y los jueces. ¡Todas estas profesiones son absolutamente inservibles! A todos ellos se les debería enseñar un oficio - zapatería, tejido, carpintería. Si no pueden hacer nada que requiera mucha habilidad, entonces asignarles tareas que no requieran tanta destreza, al menos pueden cargar ladrillos, participar en la construcción de casas y carreteras. Al menos, todos los jueces y todos los expertos en leyes pueden llegar a ser jardineros.

Pero todo el departamento de justicia está para proteger tantas injusticias existentes, y la gente que está en el poder quiere que las injusticias continúen.

El mundo de mi visión - el mundo del hombre nuevo - eliminará todas las causas. Muchos crímenes - asesinatos, violaciones, aún robos - son hereditarios. Necesitas que tu química sea cambiada, que tus hormonas sean cambiadas.

Algunos crímenes son porque tienes una psicología errada; necesitas un buen lavado de cerebro y una visión más clara. Y todo esto no se debe considerar como un castigo. Si alguien sufre de tuberculosis lo mandas al hospital, no a la cárcel, y estar en el hospital no es considerado ser criminal. Y una vez repuesto, y vuelto a la sociedad, tu dignidad no será destruida.

Hay muchos problemas que ni siquiera han sido tocados por el hombre viejo. Los han estado evitando, posponiendo. Su mayor temor era, que la gente poderosa era una de las causas de todos los crímenes, que la gente rica era una causa de todos los crímenes, que los curas eran una causa de todos los crímenes sexuales, de perversiones sexuales, de homosexualidad, de lesbianismo. Nunca han sacado estas causas a la luz...

Ahora todos los gobiernos a través del mundo están preocupados acerca del SIDA y muchos gobiernos han decidido que la homosexualidad es un crimen, punible con por lo menos, cinco años de cárcel. Ahora, esto es tan estúpido; uno no puede considerar que la humanidad está comportándose inteligentemente, ya que las cárceles son uno de los lugares donde la homosexualidad prolifera. En las cárceles americanas hicieron un censo, y el treinta por ciento de los presos confesaron que estaban practicando la homosexualidad, y si el treinta por ciento lo declara, el porcentaje de los verdaderos homosexuales es seguramente mayor - a lo mejor el cincuenta por ciento, o tal vez el sesenta por ciento.

Ahora la homosexualidad va a ser condenada como un crimen, entonces se hará clandestina. Ahora mismo tienen sus propios clubs, sus propios restaurantes, sus propias discotecas, sus propios bares gay. Tendrán que entrar en la clandestinidad y llegarán a ser más peligrosos, porque no aceptarán que son homosexuales.

Es una tarea casi imposible, examinar cinco mil millones de seres humanos para averiguar quién está sufriendo del SIDA y quién no. En Texas, cuando se aprobó la ley proscribiendo la homosexualidad, castigándola por lo menos con cinco años de cárcel, miles de homosexuales protestaron frente al Tribunal. Nadie hubiera creído que Texas - un estado tan retrógrado en los Estados Unidos, un desierto - tuviera tantos homosexuales, y debe tener más porque allí estaban sólo los que protestaban; muchos no fueron a protestar, porque el mismo hecho de ir demostraba su homosexualidad.

Si esta es la situación en Texas, ¿qué será en California? Quizás en California sea difícil encontrar a alguien que no sea homosexual. No hay necesidad de encarcelamiento. Simplemente levanta un muro alrededor de todo el estado de California. ¿Por qué molestarse en enviar individuos a la cárcel?, y hay millones de lesbianas alrededor del mundo.

El verdadero culpable es la religión, que ha adoctrinado a la gente a ser célibe. Es el celibato el que ha creado la homosexualidad. El celibato debería ser considerado como un crimen, punible.

Pero esta es la gente que está en el poder - los curas, el Papa, los “shankaracharyas”, los “jainacharyas”, los presidentes como Ronald Reagan. Todos ellos son fanáticos religiosos. Y para ver que el celibato es la causa es preciso ser más inteligente. Cualquier idiota puede ser un fanático. En realidad, sólo los idiotas pueden ser fanáticos. Un hombre inteligente no es fanático, no hay necesidad. Tiene argumentos, evidencias y razones para cualquier cosa que haga; cualquiera que sea su modo de vida está basado en experimentos e inteligencia, no en una actitud fanática.

El hombre del futuro destruirá todas las causas de la injusticia. Y si un hombre acarrea algo por herencia, el problema se reduce a un cambio de hormonas, un cambio en su química, en su fisiología. Si algo está en su mente, también eso podría ser tratado. Te sorprenderá saber que tu mente tiene setecientos centros, y que esos centros controlan todo en tu vida - hambre, sed, sensualidad, sexualidad - todo. Si algo va mal en estos centros, si están funcionando mal, pueden arreglarse. Hoy día la Neurocirugía ha llegado a una posición de saber exactamente cuál centro controla qué acto. Con la colaboración de la ciencia, de la Psicología, el Psicoanálisis, la Psiquiatría, el rebelde podrá eliminar toda la injusticia y su misma existencia será irrelevante.

Preguntas, ¿Qué es justicia para el rebelde? Destruir todas las causas de la injusticia... ayudar a las personas a ser más saludables, más sanas; cambiar su química para que su furia, su violencia, desaparezcan; dar a cada uno el mismo respeto que todos los demás tienen... porque cada uno está ayudando a la sociedad a ser más bella y más rica, está ayudando a que la vida esté llena de sentido y significado, y a todos se les premiará con honor.

Entonces la política desaparecerá automáticamente, la ambición por el poder desaparecerá automáticamente. Si no hay dinero para robar, el robar desaparecerá automáticamente. Si las necesidades de todos son satisfechas, entonces la gente no es tan loca como para seguir robando a menos que estén sufriendo de algo - por ejemplo, de cleptomanía.

Tuve un profesor que me decía: “Tienes que hacer algo por mi hijo”. Le dije: “¿Qué es lo que sucede?”. Me respondió: “Todo marcha bien, pero es un cleptómano, roba cosas. No es que las necesite, así que no es un asunto de necesidad. Roba cosas inservibles, como un solo zapato - ya me dirás qué va a hacer con un solo zapato - cualquier cosa que se le ocurre. Y las guarda todas en un armario, rotuladas con la fecha y a quién pertenecen”.

Hice amistad con el muchacho. Sólo tenía catorce años; esta es una edad delicada, ya que uno se vuelve maduro sexualmente. Y su padre era un tipo de hombre religioso, muy religioso; no permitía que su hijo tuviera amistad con ninguna chica. Observé toda la situación y le dije, “Me gustaría ver tu colección”. Me respondió: “¿De verdad?”, - todos me condenan por ella. Ud. me ha dado la palabra correcta. Es una colección; ellos le llaman robos”. Dije: “No, ¿Por qué van a ser robos? Tú no necesitas nada; tienes todo lo que necesitas. Es una colección preciosa, y demuestra tu inteligencia - de cuántas personas te has estado riendo”.  Dijo: “Tú eres el hombre”.

“Simplemente llévame a ver tu colección”.

Abrió las puertas. Estaba lleno de toda clase de basura. Le había robado a alguien el asiento de la bicicleta - no había necesidad, qué podía hacer con él..., y cuando vi un zapato le dije: “¿Dónde está el otro?”.

Contestó: “Lo dejé allí, porque no necesito zapatos, de todos modos no es mi número”.

“Pero, ¿Por qué has traído éste?”.

Dijo: “Ese profesor se cree un gran genio. Sabes, ese profesor de botánica tan arrogante - ese día llevaba unos zapatos nuevos. Tuve que esperar durante horas alrededor de su casa, para que cuando saliera..., cuando salió le cogí un zapato, y desde ese día lo ha estado buscando. Nunca permito a nadie ver mi colección. Eres el primero”.

Repliqué: “Es una colección histórica”. Vi algunos botones, un trozo de estilográfica, un sombrero de alguien; le había puesto etiquetas a todas las cosas - el nombre a quién pertenecía el sombrero y en qué fecha se lo había quitado al dueño.

Hablé con su padre y le dije: No es un ladrón, porque en toda su colección no hay nada de valor. Solamente quiere entretenerse. Tiene tanta energía y no le permites exteriorizarla.

Me preguntó: “¿Qué quieres decir?”.

Le respondí: “Déjale que se busque una novia”.

“Lo corromperás”, exclamó.

“Lo corregiré. Eres tú quien lo está corrompiendo. Dame una oportunidad; si no toda su vida será un gran ladrón y olvidará con qué propósito comenzó todo esto”.

Una vez que tuvo una novia, cesó de robar. Un día me preguntó: “¿Qué te parece? Quisiera devolver la colección a sus dueños porque es completamente inservible”.

Dije: “Será una gran alegría. Ellos también lo disfrutarán. Simplemente devuelve todo lo que has quitado a los demás”.

Respondió: “Lo tengo todo anotado”.

Uno tiene que mirar por qué suceden las cosas - por qué un hombre ha sido homicida, por qué ha sido ladrón, por qué ha cometido toda clase de crímenes.

Debe haber causas que se pueden eliminar.

Una vez que la sociedad no se encuentre bajo el poder de unos pocos - los políticos, los sacerdotes, los capitalistas - todas las causas pueden ser eliminadas. La gente olvidará completamente la palabra “justicia”, ya que no habrá justicia ni injusticia en el mundo.

Existe una tribu en Burma, muy pequeña, cuya historia es un buen ejemplo de lo que digo. Nunca se cometió ningún asesinato, ningún suicidio, ni violación, ni tan siquiera hubo peleas.

Por la sencilla razón que por siglos han practicado algo más profundo que el psicoanálisis de Sigmund Freud. Todos tienen que contar sus sueños por las mañanas. La mayoría no sueña, porque no hay leyes represivas; sin represión, los sueños no existen. De vez en cuando alguien sueña que ha abofeteado a otro - es una tribu pequeña, cada uno se conoce - entonces tiene que ir a esa persona con dulces, frutas y flores a disculparse, “Perdóname, soñé que te daba una bofetada”.

Parece muy loco. Pero qué diferencia existe en tu acción ya sea que abofetees a alguien estando despierto o dormido. Es la misma acción. Quizás quisiste abofetearlo cuando ambos estabais despiertos, pero de alguna manera reprimiste el deseo; a lo mejor él es más fuerte que tú - por consiguiente, sueñas. Pero tienes que ir a ofrecerle frutas y dulces, y pedirle disculpas. Y no puedes abandonar su casa hasta que te perdone.

Durante siglos esa sociedad ha vivido completamente en paz. Si puede ocurrir en una tribu, puede suceder en toda la tierra - porque se trata del mismo hombre.

La justicia será algo natural. Algunas veces algo se saldrá de quicio, pero eso no merece castigo, necesita ayuda, necesita amor, compasión. Es necesario encontrar el origen - ¿Por qué sucedió? Este hombre necesita cuidados psiquiátricos y gran respeto y cuando regrese, será bienvenido - estará curado.

Todo crimen es una enfermedad. No necesita ser castigado; necesita comprensión y tratamiento.

 

 

 

CAPÍTULO 7

 

La Paz Vive en tu Casa,

 

¡Entra y Mira!

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Qué es la paz para el rebelde?

 

Para el rebelde la paz es la esencia misma de la luz. Es su aroma, su fragancia, la armonía de su corazón, su estado de unidad con la existencia. Todos los conflictos de la mente son simplemente memorias del pasado. La mente ya no está dividida, partida o esquizofrénica. Se ha convertido en una unidad orgánica.

El hombre ordinario que no ha probado lo que es la rebelión o la religión - lo que para mi es equivalente - es como un reino dividido en contra de sí mismo. Su lucha es continua, externa e interna. Lucha por dinero, por poder, por prestigio, por respetabilidad. Su vida externa no es más que una política de poder. Es una guerrilla constante, sin tregua, que cesa sólo cuando deja de respirar.

La escena interior tampoco es muy diferente, porque lo interior y lo exterior, no pueden diferir mucho. Son parte de un mismo individuo. Su interior está luchando contra la naturaleza, su propia naturaleza, sus propios instintos, que fueron condenados por algunos hombres pretendidamente sabios. El sigue ciegamente a sus detractores, sin ningún entendimiento acerca de sí mismo. Luchando contra su propia naturaleza, se convierte en un mutilado.

El hombre que está luchando en contra de sus instintos - que son su cuerpo - está destinado a luchar contra su intuición, la cual es su propia alma. El hombre que no encuentra paz en su cuerpo, no tiene esperanza alguna de encontrar la paz en su alma, porque encontrarse en paz con el cuerpo es simple, encontrarse en paz con el alma, es más sutil, más invisible.

El hombre está luchando con toda su fuerza en contra de cualquier inclinación que la existencia le ha concedido - contra su amor, contra su anhelo por encontrar la verdad, porque las tradiciones continúan enseñándole: “No necesitas buscar la verdad; ya ha sido encontrada”, …y tú simplemente te lo crees. Cualquier búsqueda de tu parte, es un signo de rebelión. Te dicen: “Tú simplemente ten fe, fe en Jesucristo, fe en Mahavira, fe en Gautam Buddha…”, pero nunca fe en ti mismo.

Todas las religiones están de acuerdo en un mismo punto: ‘Nunca deberás tener confianza en ti mismo. Deberás estar constantemente alerta, consciente y en contra de ti mismo”. Te han convertido en tu propio enemigo, por lo tanto, en cada momento, una lucha, un conflicto subterráneo, sutil, ocurre en tu interior. Ni reina la paz en el interior ni en el exterior.

Sí, a veces dices: “Estoy viviendo en paz”. Otras veces dices: “Me siento muy perturbado”. Pero la diferencia entre tu sensación de paz y la de estar perturbado, no es en calidad, si no en cantidad, en grados. Lo que tú llamas estar en paz no es más que una guerra fría. Estás cansado, exhausto; hay un límite para todo. Necesitas una pequeña tregua para estar listo antes de comenzar de nuevo con el viejo juego. Así que a veces tu estado interior y exterior es una guerra fría y a veces es una lucha ardiente. Pero la guerra continúa; tanto si es fría como ardiente, no existe ninguna diferencia.

Nunca estás en paz, no puedes estarlo. No has preparado la tierra para que las flores de la paz florezcan. No te lo mereces. Aunque posees el potencial, aunque podrías ser digno, no lo eres - y recuerda la diferencia. Está en tus manos, está a tu alcance, pero ni siquiera le has dado una mirada. Tu mirada se pierde en todo lo que te perturba.

Diógenes, uno de los hombres más pacíficos que el mundo ha conocido preguntó a Alejandro Magno que había venido a verle: “¿Hacia dónde te encaminas? ¿Cuál es tu meta? ¿Qué es lo que realmente buscas? Durante meses he estado viendo pasar a tu ejército y sigo preguntándome, cuál será el propósito de todo esto”. Y Alejandro le contestó: “Quiero conquistar el mundo”.

Diógenes replicó: “De acuerdo, y una vez que hayas conquistado el mundo, ¿Qué?”.

Alejandro se sintió un poco avergonzado. Nunca nadie le había hecho tal pregunta, de esa manera. Pero a pesar de esto, contestó con amabilidad: “Entonces me relajaré”.

Diógenes estalló en carcajadas; aquella mañana temprano su risa resonó por todo el valle. Miró a su perro. Sólo tenía un compañero, un perro, solían vivir juntos, vivieron juntos toda la vida. Miró a su perro y dijo: “¿Has oído? ¿Entiendes?”. Y Alejandro no pudo creer cuando el perro asintió con la cabeza expresando: “Sí, entiendo”.

Alejandro dijo: “¡Estoy asombrado! ¿Cómo es que el perro asiente con la cabeza expresando que entiende?”.

Diógenes contestó: “Toda la existencia entiende que si realmente te quieres relajar, ¿Quién te lo impide? ¿Por qué perder el tiempo conquistando el mundo? Tus palabras parecen dar a entender que para relajarse, para estar en paz, para ser meditativo, para estar en silencio, para disfrutar de una brisa fresca y del sol de la mañana, uno primero tiene que conquistar el mundo. En este caso la paz sería muy difícil. ¿Qué sería de nosotros, pobre gente que no hemos conquistado nada y que no poseemos nada? Pero yo ya estoy relajado, en paz. Estoy disfrutando de este momento en toda su totalidad. Y disponemos de espacio suficiente” - allí se extendía la ribera, un río salvaje.

Y siguió, “puedes sentarte en cualquier lugar, elige. Aquí no se trata de conquistar o invadir. Si quieres este mismo lugar que yo estoy ocupando, me desplazo un poco y te lo cedo. Si quieres el lugar que ocupa mi perro, él se desplazará, es muy comprensivo, no es un perro común, es un perro que ha venido ha experimentar la paz. Esto es lo que nos une, nuestra amistad, nuestro amor, nuestra hermandad. No me gusta estar rodeado por una multitud de gente, porque no entienden absolutamente nada. Me gusta mi perro, es tan comprensivo”. Y el perro efectivamente se desplazó, moviendo su rabo y dando la bienvenida a Alejandro. “Te cedo mi lugar”.

Alejandro nunca se había encontrado en una situación tan difícil. - ¿Cómo salir de ésta? - porque la lógica de Diógenes era absolutamente clara. Si buscas paz, relajación, serenidad, ¡Comienza ahora! La conquista del mundo no es una condición necesaria para ello..., ni siquiera es una condición necesaria.

Hacemos todo lo posible para complicarnos a nosotros mismos con nuestra voracidad, nuestra lujuria, nuestro deseo de más y más, nuestra incesante ambición de llegar a la cumbre. Y entonces, ¿Qué vas a hacer allá en la cumbre?

¿Qué hizo Edmund Hillary cuando escaló el Everest? Simplemente parecía estúpido y desconcertado, de pie allí, sobre aquella cima, sin razón alguna. Había puesto en juego su vida, sabiendo perfectamente que cientos de personas habían muerto anteriormente en el mismo intento, y todos ellos sabían perfectamente que no había nada que encontrar - nada más que nieve eterna.

Pero son extraños los caminos que recorre el hombre, extraña su locura.

Simplemente observa tus deseos, tus anhelos, tus ambiciones y serás capaz de ver quién es el que crea las perturbaciones; pues de otra manera tu naturaleza es paz..., durante nueve meses en el vientre de tu madre, vivías en un estado de paz eterna.

Paz es la esencia de la cual está hecha toda la existencia. Es solamente la estupidez del hombre la que ha perturbado todo a su alrededor y en su interior. Y ahora está buscando la paz.

Tú me preguntas: “¿Qué es la paz para el rebelde?”.

La paz sólo tiene un sabor, absolutamente delicioso - el sabor esencial de la existencia misma. Simplemente deja caer todo lo que está estorbando; todo lo que crea turbulencia, tensión, ansiedad, angustia, no tienes que hacer esfuerzos por la paz - recuérdalo.

La paz ya está allí, en lo profundo de ti.

La paz es la sustancia de la que estás hecho.

Es tu propia consciencia, tu propio ser.

Pero es tan profunda la demencia del hombre que hasta comienza a convertir la misma paz en su ambición, comienza a desear paz. Y este es el dilema más grande para cualquier hombre que se encuentre en la búsqueda de sí mismo. Debe de entender esta contradicción.

No puedes desear la paz, porque el deseo mismo se convierte en el obstáculo.

No importa lo que deseas. Tanto si deseas paz o poder; dinero o meditación; no importa, porque la naturaleza del deseo es siempre la misma, es una tensión, su meta existe en el futuro, y la paz sólo existe en el presente.

La paz no es una tensión.

Paz, es un estado relajado y distendido de abandono.

Ni siquiera existe la ambición de paz. No hay deseo, ni ambición, porque uno ha entendido la simple aritmética de que cualquier deseo crea un conflicto, cualquier ambición te aleja de ti mismo.

En el momento en que desechas todos tus deseos, todas tus ambiciones, de repente te encontrarás sentado en paz en el templo de tu ser.

Para describir nuestra situación te contaré unas historias:

A la madre de Tom no le gustaba ninguna de las chicas que él llevaba a la casa. Finalmente le pide consejo a su amigo. “Encuentra una chica exactamente igual a tu madre y estará destinada a gustarle”, le aconseja éste. Después de buscar mucho, Tom finalmente encuentra a la chica. “Justo como decías”, le cuenta a su amigo. “Habla y se viste como mi madre y hasta se parece físicamente, y como tú dijiste, a mi madre le gusta”. “Bueno”, le preguntó el amigo, “Entonces ¿qué ocurre?”.

“Nada”, contesta Tom, “¡Que mi padre la odia!”.

¿Cómo encontrar la paz? Si encuentras una mujer como tu madre, cabe la certeza absoluta que tu padre la odiará e impedirá tu matrimonio.

“¿Le será permitido a mi marido acompañarme durante el parto?”. Preguntó Mary al doctor en la sala de maternidad.

“Sí, claro”, replicó el doctor. “Yo también soy partidario de que el padre del niño esté presente durante su nacimiento”.

Yo no creo que esto sea una buena idea”, dijo Mary, “El y mi marido no se llevan muy bien”.

La vida es un drama tan ridículo. Sería un milagro si puedes encontrar en algún lugar por aquí, algo que se asemeje siquiera a un remoto eco de paz.

A algunos miembros del club de los ancianos se les preguntó: “Y ¿Por qué piensan que Dios les ha permitido llegar a la edad de noventa y cinco?”.

Sin dudarlo, una anciana acaudalada contestó: “Para poner a prueba la paciencia de mi familia”.

Toda la gente mayor hace esto, en cualquier lado y en cualquier familia, simplemente poner a prueba la paz de sus parientes.

Jaime Golberg parecía estar triste; su mujer estaba enferma; así pues, llamó al doctor. Después de examinar a la Sra. Golberg, el doctor se dirige a Jaime. “Me temo que son malas noticias: a su esposa sólo le quedan escasas horas de vida. Espero que comprenda que no hay nada más que hacer. No sufra innecesariamente”.

“No se preocupe doctor”, contestó Golberg, “He sufrido durante cuarenta años, puedo sufrir un par de horas más. No es un gran problema”.

Aquellos que viven juntos, sufren juntos. Se aman o se odian mutuamente.

Los últimos descubrimientos de los psicólogos, demuestran que las parejas no son más que enemigos íntimos. Están saboteando sus vidas mutuamente, se toman mutuamente el pelo y no se permiten un segundo de paz. Se molestan con mil y una preguntas y cada una de ellas acaba en pelea.

La mujer tiene una manera de argumentar totalmente diferente. Ella no sigue a Aristóteles; nadie sabe a quién sigue, qué clase de lógica es la suya, en qué momento va a estallar repentinamente en llanto y lamentaciones, dejando correr las lágrimas. El hombre se queda pensando: “Dios mío, y yo que pensaba haber dado una simple contestación racional, y ahora ¿qué hacer?”.

Ha estado leyendo libros y consultando en bibliotecas sobre cómo tener una perfecta vida matrimonial y se conoce todos los argumentos, pero uno nunca sabe qué clase de lógica sigue esta mujer. De repente estalla en gritos, arroja objetos - lo cual no es lógico en absoluto. Ningún libro de lógica te sugiere romper platos, tazas y cacerolas. Pero lógica o no, viendo que la casa entera tiembla bajo el terremoto, es mejor aceptar la derrota.

No se trata de una victoria lógica. La victoria siempre es de la mujer. A ti te pertenece la lógica, a ella la victoria. Es una simple división.

El pobre marido posee la lógica. Cada mañana armado con su paraguas, manteniendo su lógica, se encamina a la oficina - preguntándose si quizás los poetas tienen razón, nadie entiende la naturaleza de una mujer. De hecho no hay nada que entender. Es tan simple: ella no conoce la lógica - ¡Eso es todo!, así pues, crea problemas. Si no tienes ningún argumento sensato, lo mejor es gritar y crear molestias - cuantas más puedas.

Uno de mis profesores, era profesor de leyes y muy famoso - yo no tenía nada que hacer en sus clases, pero él me invitaba de vez en cuando. Le encantaba argumentar y yo solía decirle, “Escucha, yo no tengo ni idea de leyes. Puedo argumentar porque entiendo la lógica, pero mi lógica no estará expuesta en el léxico legal. Yo no conozco el lenguaje técnico legal”.

El decía: “A pesar de todo, ven. Sin ti no disfruto”.

Una vez a la semana solía tener una discusión en clase y un día dijo: “Les contaré el secreto de los grandes expertos legales en el mundo. Si tienes la ley a tu favor, sé muy amable con el juez, muy amable con el tribunal, expón tu caso de una forma simple y legal. La ley está a tu favor, no hay necesidad de hacer otra cosa.

“Pero si tienes alguna sospecha, si no sabes si la ley está a favor tuyo o no, si te encuentras en una encrucijada sin saber qué camino seguir; no vayas solo. Deja que tu secretaria y tu asistente lleven grandes libros de leyes, los más grandes posibles. Dale al tribunal la gran impresión de que ‘Ahí viene el gran experto,’ y cita tan rápido que ni el juez pueda captar lo que estás diciendo. Hablando rápido, sin dar ninguna oportunidad a nadie y citando - y no te preocupes si estás citando del libro apropiado o no, o si simplemente citas la primera página que se abre ante ti. Nada importa, simplemente da la impresión de ser un gran experto que tiene todos los libros en la punta de la lengua.

“Ni siquiera necesitas mirar al libro para encontrar la página. Cita páginas, cita párrafos; di en el décimo séptimo renglón, en la página noventa y siete, pero nunca les des la oportunidad de comprobar - tú continúa. Antes de que puedan encontrar la página noventa y siete, tú has procedido con tanta rapidez que ya tienes que comprobar otras páginas. Cuando están buscando estas otras páginas, tú te has adelantado. Crea tal ciclón de palabras que el juez se sienta sobrecogido y olvide completamente de qué se trataba el caso.

“Y cuando estás seguro de que vas a perder el caso, que la ley está absoluta - y claramente en contra tuya. ¡No te preocupes! Procede con dignidad y grita lo más fuerte que puedas. Y mientras estás gritando y tus gritos retumban en el tribunal, sigue golpeando la mesa, tira los libros. Como sabes que vas a perder de todas formas, entonces, crea la mayor molestia posible, ya que ‘la sensatez’ no está a tu favor, ¡Solamente ‘el disparate’ puede estarlo!

“Haz que el juez te tenga miedo; tira los libros de manera que le pasen raspando. No te preocupes por el desacato al tribunal, no escuches. La victoria será tuya, victoria a toda costa.

“Simplemente observa la situación. Si la ley es favorable, sé lógico. Si la ley está al cincuenta por ciento, entonces utiliza todo el lenguaje técnico, toda erudición posible. Si la ley está en contra tuya al cien por cien, y la derrota es absolutamente segura, no tienes nada que perder, entonces salta, grita y haz del tribunal un campo de batalla. Hazle sentir al juez que de alguna manera, este caso tiene que concluir. No más sesiones, ningún aplazamiento, hoy tiene que llegar a su fin porque este hombre puede llegar a golpear, ya está tirando libros de un lado a otro. A lo sumo desacato, ¡Qué importa!

“Si te echan del tribunal por desacato, ¡Vete gritando! y cuando vuelven a llamar ¡Entra gritando! Aunque te expulsen del tribunal tres veces al día y escoltados por guardias armados, sal gritando y entra gritando. Hazle sentir al juez que tú no eres esa clase de personas que aceptan una derrota. Puede ocurrir un asesinato, pero la derrota es imposible. Antes de aceptar la derrota, puedes suicidarte allí mismo”.

Los poetas que han declarado que nadie entiende la naturaleza de una mujer son simplemente idiotas, nada más. Las mujeres no conocen la lógica, pero saben una cosa; que lo esencial no es lógico, lo esencial es la victoria.

Así el hombre sigue insistiendo en el argumento lógico, y la mujer sigue insistiendo en obtener la victoria. No le importan tus argumentos lógicos. Pero un hombre que intenta ser lógico y sensato está destinado a temer muchas cosas, ¿Qué pensarán los vecinos? ¿Qué pasará si se despiertan los niños? De esta manera intenta calmar a la mujer, pero ella sólo se calmará cuando la victoria sea suya, de no ser así arriesgará todo. Pero el hombre tiene que pensar en su prestigio, en la vecindad, en su trabajo.

(Una mujer que está presente durante el discurso estalla en carcajadas.)

 

Escucha a esa mujer... ¿Por qué se ríe? Se habrá acordado de incidentes parecidos. Todas las mujeres saben más o menos, ¡Pero ella habrá visto un gran drama!

Un hombre rebelde primero intenta comprender las causas que están impidiendo su florecimiento natural.

Es fundamental recordar que la paz no es una meta. Paz es nuestra naturaleza intrínseca. Por lo tanto sea cual fuere lo que esté impidiendo tu crecimiento natural, eso    ha de ser desechado. Si es cólera, celos, avaricia, ambición, deseo, entonces no tienen ningún valor. Estás desperdiciando una tremenda oportunidad de encontrar un tesoro inagotable de bendiciones a causa de cosas estúpidas que no contienen ningún significado. ¡Deséchalas! No es una renuncia, es simplemente comprensión. No significa convertirse en un monje o en un asceta. Es simplemente llegar a ser un hombre más consciente.

Cuanto más consciente seas, mayor será la paz que surja de los silencios de tu propio corazón.

Siempre ha estado allí, simplemente no existía un punto de unión. Y estuviste corriendo por todos los sitios, alrededor del mundo, buscándola en cualquier lugar..., excepto en tu propia casa.

 

 

 

CAPÍTULO 8

 

El Único Templo es la Existencia

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Es renunciar al mundo y a la sociedad

parte del espíritu rebelde?

 

Todo el pasado de la humanidad está lleno de gente que ha renunciado al mundo y a la sociedad. La renuncia ha sido parte de todas las religiones, un principio básico.

El rebelde renuncia al pasado.

No va a repetir el pasado.

Va a traer algo nuevo al mundo.

Los que han escapado del mundo y de la sociedad son escapistas. Han renunciado realmente a sus responsabilidades, pero sin comprender que en el momento que renuncias a tus responsabilidades, renuncias también a tu libertad.

Estas son las complejidades de la vida: la libertad y la responsabilidad, van juntas o permanecen juntas. Mientras más ames la libertad, más preparado estarás para aceptar responsabilidades.

Pero en el mundo de afuera, en la sociedad de afuera, no hay ninguna posibilidad de responsabilidad. Y debe ser recordado que todo lo que aprendemos, lo aprendemos siendo responsables.

El pasado ha destruido la belleza de la palabra responsabilidad. La han hecho equivalente a deber; y no es así realmente. Un deber es algo que se hace en forma renuente, como parte de tu esclavitud espiritual. Deber hacia tus mayores, deber hacia tu esposo, deber hacia tus hijos - no son responsabilidades. Comprender el significado de la palabra responsabilidad es muy importante. La tienes que dividir en dos: Responsabilidad.

Puedes actuar de dos maneras - una es reaccionando. La otra es respondiendo.

La reacción viene de tus viejos condicionamientos, es mecánica.

El respon(s)der viene de tu presencia, de tu estar alerta, consciente, no es mecánico.

La habilidad de responder es uno de los principios más importantes en tu crecimiento. No estás obedeciendo ninguna orden, ningún mandamiento, estás simplemente siguiendo tu consciencia. Estás funcionando como un espejo, reflejando la situación y respondiendo - no desde tu memoria del pasado en experiencias similares - sin repetir tus reacciones, sino actuando en forma nueva, fresca, respondiendo al momento. Ni la situación es vieja, ni lo es tu respuesta. Ambas son nuevas. Esta habilidad es una de las cualidades del rebelde.

Renunciando al mundo, escapando a los bosques y a las montañas, simplemente estás escapando de una situación de aprendizaje. En una cueva en los Himalayas no tienes ninguna responsabilidad. Pero recuerda, sin responsabilidad no puedes crecer, tu consciencia permanecerá detenida. Para que haya crecimiento se necesita encarar, y confrontar los desafíos de las responsabilidades.

Los escapistas son cobardes, no son rebeldes - aunque eso es lo que se ha pensado hasta ahora - que son espíritus rebeldes. No lo son, son simplemente cobardes. No pueden con la vida. Conocieron su debilidad, su fragilidad y decidieron que era mejor escapar, porque entonces nunca tendrás que enfrentar tu debilidad, tu fragilidad; nunca te encontrarás con un desafío. Pero sin desafío, ¿Cómo vas a crecer?

No, el rebelde no puede renunciar al mundo y a la sociedad, pero puede ciertamente renunciar a muchas otras cosas. Puede renunciar a la mal llamada moralidad impuesta sobre él por la sociedad; puede renunciar a los valores impuestos por la sociedad, puede renunciar al conocimiento dado por la sociedad. No renuncia a la sociedad como tal, pero renuncia a todo lo que le ha dado la sociedad. Esta es la verdadera renuncia.

El rebelde vive en la sociedad, luchando, peleando. Permanecer en la muchedumbre y no obedecerla - sino obedecer a tu propia consciencia, es una tremenda oportunidad para tu crecimiento. Hace que nazca de ti lo mejor; te dignifica.

Un rebelde es un luchador, un guerrero - pero, ¿Cómo puedes ser un guerrero en la cueva de los Himalayas? ¿Con quién vas a pelear?

El rebelde permanece en la sociedad, pero no es más parte de la sociedad. Esta es su renuncia, y esta es su rebelión. No es obstinado, no es rígido, no es egoísta; simplemente no va luchando ciegamente. Si encuentra que algo está bien, lo obedece, pero obedece a su propio sentimiento de lo correcto, no a una orden dada por lo demás. Y si se da cuenta de que no está bien, la desobedece - cualquiera sea su costo. Puede aceptar la crucifixión, pero no aceptará ninguna esclavitud espiritual.

La situación del rebelde es tremendamente excitante. Cada momento se encara con problemas, debido a que la sociedad tiene un modo estructurado, patrones rígidos, ideales rígidos - y el rebelde no puede unirse a aquellos ideales - tiene que seguir su pequeña y apaciguada voz interior. Si su corazón está diciendo no, no hay manera, no hay poder que lo fuerce a decir sí. Puedes matarlo, pero no puedes destruir su espíritu rebelde.

Su renuncia es mucho mayor que la renuncia de un Gautam Buddha, de un Mahavira y de millones de otros. Simplemente renunciaron a la sociedad, escaparon a los bosques, a las montañas. Es de algún modo más fácil - pero peligroso, ya que va en contra de tu propio crecimiento.

El rebelde renuncia a la sociedad pero permanece en ella, peleando momento a momento. De este modo no sólo crece, sino que permite a la sociedad aprender que hay muchas cosas que no están bien, pero que se ha pensado que lo están. Hay muchas cosas que son inmorales, hay muchas cosas que se han considerado sabias, pero que son realmente lo opuesto.

Por ejemplo, todas las sociedades han alabado la virginidad en la mujer. Es un ideal aceptado universalmente que la mujer debe llegar virgen al matrimonio. En la edad media.... Muchas veces hay una delgada capa de piel que actúa como barrera en la vagina de la mujer, y si la mujer hace el amor, esa pequeña barrera previene al esperma a que alcance al huevo.

Lo primero que al hombre le interesa saber es si esta pequeña película, está intacta o no. Si no está intacta, quiere decir que la mujer no es virgen. Algunas veces, ya sea montando a caballo o trepando un árbol, o en un accidente, esta pequeña película se rompe, o puede tener agujeros, aunque la mujer sea virgen. En la edad media, era imposible conseguir una marido para ella, por lo que había doctores que solían hacer una barrera artificial de piel, y se la aplicaban a la mujer para que ésta pareciera virgen, lo fuese o no. La estupidez no tiene límites.

De hecho la virginidad no debe ser parte de una sociedad que realmente es comprensiva. La virginidad hace que la mujer permanezca sin tener consciencia de lo que tendrá que enfrentar una vez que se case. Una sociedad más compasiva dejará que muchachos y muchachas conozcan el sexo antes de que se casen, para que sepan exactamente a lo que van, y vean si lo quieren o no. Y a una mujer se le debe dejar conocer a cuanta gente sea posible antes de que se case - y lo mismo se aplica para el hombre - porque antes de decidir cuál es tu compañero apropiado, la única manera es teniendo la experiencia de muchos compañeros; de diferentes tipos de personas.

Pero la ignorancia fue propuesta en nombre de la virginidad, en nombre de la moralidad. La ignorancia no puede ser apoyada bajo ningún punto de vista. Si en todo el mundo los matrimonios son tan miserables, una de las razones es que no se les permitió conocer a muchas mujeres, o a muchos hombres, antes de su matrimonio, de otro modo hubiesen elegido con mayor comprensión la persona que armoniza con ellos.

Se consultan los astrólogos - como si las estrellas se preocuparan de con quién te casas, como si las estrellas se interesaran en ti. Se consultan a los quirólogos, como si hubieran líneas en tu mano que fueran a dar indicaciones de cuál es tu compañero apropiado. Se consultan los esquemas celestes de nacimiento... todas estas cosas son absolutamente irrelevantes. Las fechas de nacimiento tuya y de tu mujer no tienen ninguna relación con la vida que vas a vivir.

Pero estas son racionalizaciones. El hombre trata de consolarse pensando que ha tratado en todas las formas de conseguir al compañero apropiado.

Hay sólo un modo de encontrar al compañero apropiado y es permitiendo a los muchachos y a las muchachas que se mezclen con el máximo de compañeros posible, para que puedan conocer las diferencias entre las mujeres, las diferencias entre los hombres, y lleguen a conocer con quiénes son polos opuestos, con quiénes hay sólo algo tibio, con quién hay una armonía apasionada. A no ser que esto suceda, no hay modo de encontrar al compañero correcto.

Un hombre de espíritu rebelde tendrá que estar consciente de cada ideal, poco importa lo antiguo que sea y responderá basándose en su consciencia y su comprensión - no de acuerdo al condicionamiento de la sociedad. Esta es la verdadera renuncia.

Lao Tzu, un auténtico rebelde - más auténtico que Gautam Buddha y que Mahavira, debido a que permaneció en el mundo y peleó en el mundo - vivió de acuerdo a su propia luz, luchando; no escapando. Se transformó en un hombre tan sabio, que el emperador lo invitó a ser su primer ministro. El simplemente rehusó, dijo: “No funcionará, pues es muy improbable que lleguemos a las mismas conclusiones respecto a las cosas. Tú vives de acuerdo a los ideales de tus antepasados, y yo vivo de acuerdo a mi propia consciencia”. Pero el emperador era insistente; no veía el problema.

El primer día en que estaba en la corte, se trajo a un ladrón; lo habían pillado con las manos en la masa, robándole al hombre más rico de la capital, y él confesó que estaba robando. Lao Tzu les dio seis meses de cárcel al rico y al ladrón. El hombre rico dijo: “¿Qué? ¡Me han robado, soy una víctima, y estoy siendo castigado! ¿Estás loco o qué? No hay precedente en la historia en que un hombre al cual se le ha robado sea castigado y no al ladrón”.

Lao Tzu le contestó: “En verdad, a ti se te debe dar más tiempo en la cárcel que al ladrón - estoy siendo demasiado compasivo - porque tú te has apropiado de todo el dinero de la ciudad. ¿Tú crees que el dinero viene del cielo? ¿Quién ha convertido a estas personas en seres tan pobres que tengan que hacerse ladrones? Tú eres responsable”.

“Y este será mi juicio en cada caso de robo. Ambos deben ir a la cárcel. Tu crimen es mucho más profundo. Su crimen no es nada. El es pobre y tú eres el responsable. Y si él estaba robando un poco de dinero de tus arcas, no es un gran crimen. Ese dinero pertenece a muchos de los pobres; de quienes lo has obtenido. Al enriquecerte más y más, mucha gente empobreció más y más”.

El hombre rico pensó. “Este hombre parece loco, totalmente loco”. Le dijo: “Quiero tener la oportunidad de ver al emperador”. Era tan rico que incluso el emperador le pedía dinero prestado. Le dijo al emperador lo que había sucedido. Le sugirió: “Si no sacas a este hombre de la corte, estarás entre rejas al igual que yo – porque; ¿de dónde has sacado todos tus tesoros?, si yo soy un criminal, tú eres un criminal mucho mayor”.

El emperador vio la situación, vio la lógica de la situación. Le dijo a Lao Tzu: “Quizás tuvieras toda la razón, que sería difícil que llegáramos a las mismas conclusiones. Estás eximido de tus servicios”.

Este hombre era un rebelde, vivía en la sociedad, trabajaba en la sociedad, luchaba en la sociedad. Una mente rebelde sólo puede pensar lo que él pensó. No estaba reaccionando; sino hubiera habido precedentes y libros de leyes. No estaba mirando en los libros de leyes, ni los precedentes; estaba mirando dentro de sí mismo, observando la situación. ¿Por qué hay tanta gente pobre? ¿Quién es el responsable de esta situación? Ciertamente aquellos que han acumulado demasiada riqueza son los verdaderos criminales.

Un rebelde renunciará a los ideales, la moral, las religiones, las filosofías, los rituales, las supersticiones de la sociedad - pero no a la sociedad misma. No es un cobarde, es un guerrero, tiene que luchar para abrirse camino y preparar senderos para que otros rebeldes los sigan. Y en lo que concierne al mundo..., no son lo mismo el mundo y la sociedad.

En el pasado los pretendidos hombres religiosos renunciaban tanto a la sociedad como al mundo. El rebelde luchará contra la sociedad y renunciará a sus ideales; pero amará al mundo porque el mundo, la existencia, es nuestra fuente de vida. Renunciar a él sería ir en contra de la vida misma, sería anti-vida. Pero todas las religiones han negado la vida, han ido en contra de la vida.

El rebelde tendrá que ser afirmativo frente a la vida. Aportará todos aquellos valores que embellecen al mundo, que lo hacen más digno de ser amado, que lo enriquecen. Es nuestro mundo - nosotros somos parte de él, él es parte de nosotros-, ¿Cómo podríamos renunciar? ¿A qué lugar ir para renunciar a él? El mundo se manifiesta, tanto en las cuevas del Himalaya como aquí en la plaza del mercado.

Debes nutrir al mundo porque él, a su vez te está nutriendo. Ha de ser respetado porque es tu fuente de vida. Toda la savia que fluye a través de ti, todo el regocijo, la celebración que se manifiesta en ti, es un regalo de la existencia misma. Harás mejor en dejar de escapar de él para zambullirte en sus profundidades. Extiende tus raíces hacia fuentes nunca exploradas, de vida, de amor, de risas. ¡Danza y celebra!

Tu celebración te acercará más y más a la existencia, pues su estado es el de celebración constante. Tu regocijo, tu éxtasis, tu silencio; albergarán los silencios de las estrellas, del cielo; tu estado de paz frente a la existencia te abrirá las puertas de todos los misterios que contiene. No existe otro camino hacia la iluminación.

El mundo no debe ser condenado, sino respetado. El rebelde honrará a la existencia, se inclinará con inmensa reverencia frente a la vida, sea cual sea la forma en la que se manifieste - frente a hombres, a mujeres, a árboles, a montañas y a estrellas. Sea cual sea la forma en la que se manifieste, el rebelde se inclinará con profunda reverencia. Esta será su expresión de gratitud, su oración, su religión, ésta será su revolución.

Ser un rebelde es el comienzo de una forma de vida completamente nueva, un estilo de vida completamente nuevo. Es el comienzo de una nueva humanidad, del hombre nuevo.

Me gustaría que todo el mundo fuera rebelde, porque sólo en ese estado de rebeldía florecerá nuestro potencial en todo su esplendor y liberaremos nuestras fragancias. Dejaremos de ser individuos reprimidos, como el hombre ha sido durante siglos - el animal más reprimido. Hasta los pájaros son más libres, más naturales, están en más armonía con la naturaleza.

Cuando sale el sol no llama a cada árbol: “Despierta, que acabó la noche”. No se asoma a cada nido diciendo a los pájaros: “Comenzad a cantar, que ha amanecido”. No, conforme los rayos del sol aparecen, las flores comienzan a abrirse por sí mismas en un tácito y mutuo acuerdo; no precisan de una orden que provenga de allá arriba. Y es así como los pájaros entonan su canto, respondiendo a una inevitabilidad intrínseca, a un regocijo, un éxtasis.

Una vez fui profesor en una universidad sánscrita. Cuando llegué, no disponían de espacio en las residencias del profesorado, y estaba solo. Arreglaron todo para que me alojara en el albergue con los alumnos. Era una universidad sánscrita en el sentido tradicional: cada mañana, todos los alumnos tenían la obligación de despertarse a las cuatro en punto, tomar una ducha fría y ponerse en fila para la oración de las cinco.

Yo solía despertarme por mí mismo todos los días, durante años, en la oscuridad de la madrugada; los alumnos no se habían dado cuenta que yo era un profesor, pues no había comenzado aún a dar clases. Por cierto fue un error del gobierno mandarme a esa universidad porque yo no era profesor de sánscrito. Tardaron seis meses en corregir ese error. La burocracia es la más lenta; así como la luz es la más rápida. Son los dos polos opuestos - la luz y la burocracia.

Así que no tenía nada que hacer allí, y los estudiantes no tenían ni la menor idea de que yo era un profesor..., y en vez de la oración, todos maldecían a Dios, al director, a todo el ritual en sí, - aquella ducha fría en pleno invierno, era absolutamente obligatoria.

Yo me percaté de tal situación y me dije: “Esto es muy extraño, en vez de sumirse en oración, están haciendo exactamente lo contrario. Quizás estos seis años de universidad sean suficientes para que no vuelvan a rezar en toda su vida y no madruguen nunca más. Estos seis años de tortura les bastará como experiencia”.

Fui a decirle al director: “No es correcto rezar de manera forzada. La oración no puede ser obligatoria; el amor no puede ser obligatorio”.

Este replicó: “No, no se trata de obligación; aún si retiro la orden de que es obligatoria, ellos se despertarán para rezar”.

Le dije: “Inténtalo”.

Retiró la orden. Aparte de mí nadie se despertó a las cuatro de la mañana. Fui a llamar a la puerta del director, quien también estaba durmiendo como siempre, pues él mismo nunca participaba en la oración. Le dije: “Ven y mira; ni un solo estudiante de los quinientos, se ha despertado; ni uno solo está rezando”.

Los pájaros no cantan por obligación. Aquel cu-cu, no está cantando por ninguna orden presidencial ni por ninguna emergencia - simplemente se regocija junto con el sol, con los árboles.

La existencia es una celebración constante.

Tampoco las flores han abierto sus pétalos obedeciendo alguna orden, no es un deber, es una respuesta - una respuesta al sol, un respeto, una oración, una gratitud.

Un rebelde vive con naturalidad, responde con naturalidad, se encuentra como en su hogar. Tranquilo con la existencia. El es un ser existencial.

Esto es lo que define correctamente al rebelde - un ser existencial. La existencia es su templo, su escritura sagrada, la existencia es toda su filosofía. No es un existencialista, es existencial; es su experiencia. Vive en sintonía con los árboles, con los ríos, con las montañas. No renuncia, no condena. En su corazón sólo late un gran honor, una gran gratitud. Esta gratitud es para mí la única oración.

 

 

 

CAPÍTULO 9

 

El Rebelde,

 

en Si Mismo es Libertad

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

¿Cuál es la diferencia entre el antiguo sabio

y el nuevo rebelde?

 

El antiguo sabio era respetable, honrado por la sociedad en la que había nacido. Seguía las normas y reglas de la gente, cumplía con todas las disciplinas requeridas para ser un sabio. Era parte de la estructura social - y pese a que había miles de supersticiones, instituciones horribles, explotación, filosofías para consolar al pobre y al oprimido; él las afirmaba. Nunca estaba en contra de ninguna de las instituciones en las que la sociedad ha vivido por siglos. Era un seguidor de lo viejo, de lo anticuado.

De alguna manera era un hombre simple, pero totalmente reprimido en lo profundo, porque todas las estructuras sociales son represivas. No era un individuo por derecho propio, era sólo parte de una cierta sociedad o grupo cultural. Ese grupo particular le veneraba por la simple razón de que él estaba satisfaciendo sus ideales, sus preciados objetivos. Era su representante.

Por ejemplo, ningún sabio hindú ha negado o condenado la horrible institución del sistema de castas. Es imposible concebir que un hombre de claridad e iluminación, no vea que el sistema de castas es una forma especial de explotar al pobre y al oprimido. El hombre se ha comportado tan inhumanamente con estos pobres y oprimidos; esto no ha sucedido en ningún otro sitio en el mundo, y esto estaba sucediendo en este país, el cual ha creado el mayor número de sabios.

Hablaban bellamente de Dios, cantaban hermosamente sobre el otro mundo, vivían una vida en la forma prescrita por la sociedad, absolutamente de acuerdo a las reglas. La sociedad estaba feliz que fuesen tan obedientes, y ellos estaban felices porque la sociedad gratificaba sus sutiles egos - se les consideraba casi como encarnaciones de Dios. Así que había una mutua conspiración entre los mal llamados antiguos sabios y la estructura social en la cual habían nacido.

Las más antiguas escrituras de los hindúes, los Vedas, prescriben rituales en los que no sólo los animales debían ser sacrificados para satisfacer a los dioses, sino aún los mismos seres humanos debían ser sacrificados - para satisfacer a un Dios que nunca nadie ha visto-. Pero ningún sabio de aquellos tiempos levantó su voz para decir que esto era absolutamente ridículo, totalmente irreligioso, anti espiritual. Todos ellos iban de la mano con la sociedad, respaldando con su forma de vida y sus escritos, cualquier creencia de la sociedad.

Su única satisfacción era la de ser venerados. Pero ser venerado es un tremendo alimento para el ego. Si la sociedad quería que vivieran desnudos, ellos vivían desnudos; si la sociedad quería que vivieran en total pobreza, vivían en total pobreza. En una sola palabra, el antiguo sabio era justo lo opuesto del nuevo rebelde. El antiguo sabio era un ser reprimido, obediente, egoísta. En mi opinión, estaba enfermo - espiritualmente enfermo.

El nuevo rebelde no se conformará con el sistema y sus intereses. Es absolutamente indiferente a su respetabilidad, reputación, honor, veneración; no tiene necesidad de ninguna de estas cosas. La gente que tiene un vacío interno necesita todas estas decoraciones.

El nuevo rebelde es un ser iluminado - está realizado y profundamente contento. Se encuentra distante y solo, con una claridad acerca de todo. Aunque vaya contra la sociedad, contra la herencia cultural, contra la antigua tradición, contra las escrituras - él lo dirá.

Para el nuevo rebelde, la verdad es la única religión. Por la verdad, está dispuesto a ser sacrificado; por la verdad, está listo a ser condenado; por la verdad, está dispuesto a ser crucificado.

El nuevo rebelde es un individuo absolutamente libre de las cadenas de la muchedumbre - así esas cadenas fueran de oro-. Es tan libre como un pájaro en vuelo. No aceptará ninguna jaula, por muy preciosa que sea. La verdad es su religión, la libertad es su camino. Y ser él mismo, totalmente él mismo; es su objetivo.

El viejo sabio decía sí a todo. El nuevo rebelde es un guerrero - un guerrero contra todo lo que es equivocado e inhumano, contra todo lo que es estúpido y anticientífico-. Y hay tanta estupidez proclamada por todos los profetas, todos los santos, todos los sabios..., tanta superstición profundamente arraigada en cada religión, en cada tradición, en cada sociedad, que el nuevo rebelde tiene que abrirse camino entre toda esta maleza.

Su liberación de lo viejo, lo podrido, lo irracional y lo supersticioso, es una absoluta necesidad para conseguir un nivel de consciencia más elevado. Cuanto más lucha contra lo errado, más acertado está. Cuanto más acertado está, más relajado está, más en su ser está.

El antiguo sabio era un simulador, un hipócrita.

El nuevo rebelde es un ser humano auténtico.

No se jacta de ninguna peculiaridad. No declara: “Soy el único hijo de Dios”. No proclama: “Soy el único mensajero de Dios”. No se pretende ser la reencarnación de Dios. Simplemente afirma, con orgullo y dignidad, que es un ser humano.

Uno de los más bellos místicos, Chandidas tiene una hermosa canción. Nunca me he cruzado con ninguna declaración tan significativa: Sabar upar manus satya tahar upar nahim - “La verdad del hombre está por encima de todo, y más allá de esto no hay nada más alto”.

El nuevo rebelde declara el orgullo del hombre y la muerte de Dios, y la muerte de todos los salvadores y profetas, y mensajeros, porque ellos pretendían ser más elevados y más santos que los seres humanos comunes.

El nuevo rebelde es una declaración de ser nadie, sólo un ser humano - simple, sincero, alerta y consciente - conociéndose a sí mismo, y sabiendo que los demás son tan divinos como él. El nuevo rebelde es una declaración de comunismo espiritual.

Todos aquellos antiguos sabios fueron “seres superiores”, y condenaron a la humanidad. Condenaron la naturaleza humana, condenaron los instintos humanos. Para sus ojos, ser humano era ser pecador. Para el nuevo rebelde, ser humano -ser absolutamente humano, natural, y relajado con tus instintos, tu inteligencia, tu intuición- es la única espiritualidad que hay. No hay nada más elevado que esto.

El antiguo sabio destruyó la dignidad del hombre. Destruyó el orgullo del ser humano, y elevó a un Dios hipotético a alturas inconcebibles. Hizo estas dos cosas simultáneamente - reducir al hombre a las más bajas posibilidades, y alzar un hipotético Dios a las cumbres más altas.

El Dios era falso, pero era una estrategia, porque entonces podían pretender que estaban más cerca de Dios, y muy lejos de los seres humanos; podían tener una conexión directa con Dios, ya sea como el único hijo de Dios, su único mensajero, o como su encarnación en el mundo. La hipótesis de Dios fue muy útil porque ayudó a los sabios, a los llamados santos, a elevarse a sí mismos y a su ego, a los picos más altos.

El nuevo rebelde no tiene un hipotético Dios.

Tiene un ser humano real.

Su esfuerzo es clarificar, liberar el corazón humano, elevar la consciencia humana a sus más altos picos. El antiguo sabio tenía un Dios, prefabricado. El nuevo rebelde es inmensamente creativo. Está retando al mundo: tienes que crear tu propio Dios dentro de tu propio ser, tienes que ser un Dios. Y este Dios no va a estar contra su humanidad; al contrario, va a ser su absoluta realización, su germinación, su florecimiento, su madurez.

El hombre ha sufrido demasiado, ha sido demasiado insultado, se ha convertido en la más fea criatura del mundo. Ha aceptado ideologías que le declaran sólo como pecador, y miles de años de continua insistencia, han hecho heridas de profunda culpa en su corazón - culpa que no le permite vivir totalmente, que no le permite amar intensamente, que no le permite danzar apasionadamente, que le frustra y le mutila en toda forma posible.

El antiguo sabio era un agente del sistema, de las iglesias, de los curas, de los reyes, de todos aquellos que tenían el poder y querían mantenerlo - poder para explotar, poder para esclavizar. Y el antiguo sabio hizo su trabajo muy bien. Su recompensa fue sólo un falso ego.

El nuevo rebelde no va a aceptar ninguna culpa, porque todo lo que es natural está bien. Debe ser purificado, vivido - no reprimido, ni ocultado en el inconsciente, sino traído a la luz de la conciencia.

Todo lo que la naturaleza ha dado al hombre ha de ser utilizado de tal manera que la vida se convierta en una orquesta. Nada está errado - sólo que las cosas no están en su sitio correcto. Y esto es el trabajo de siglos, de santos, sabios y profetas. Todo el mérito se lo lleva esta gente. Para la satisfacción de sus propios egos, jugaron un papel que es uno de los más feos fenómenos en la historia del hombre.

El nuevo rebelde es verdaderamente un sabio. Vive con tal totalidad - y tan intensamente, tan coherentemente, tan armoniosamente - que la sabiduría surge como un derivado. Su iluminación no es un regalo de ningún Dios, su iluminación es una recompensa a su propio esfuerzo. Es su propio tesoro escondido lo que él encuentra.

Cuanto más armonioso se vuelve... Su religión será la armonía - un esfuerzo natural, relajado, consciente para crear de su vida una música, una danza y una celebración-. El antiguo sabio no era creativo en absoluto - no ha creado nada de lo que puedas estar orgulloso. El nuevo rebelde será un creador; creará poesía, creará música, creará escultura, creará canciones. Fundamentalmente creará una vida luminosa aquí en esta tierra, no después de la muerte, sino ahora.

Esta rebeldía ha sido necesaria por miles de años. Ahora es el momento: aquellos que tienen coraje deberán salir de sus prisiones y declarar la muerte de Dios y el nacimiento del hombre nuevo. En cuanto a los antiguos sabios y santos, de esta o aquella religión, de esta o aquella cultura, la diferencia no es mucha, sólo superficial...

La madre dio a su hijita algún dinero para ir al cine, una atención que nunca había tenido antes. Cuando regresó a casa. Su madre preguntó: “¿Cómo lo pasaste querida?”.

“Bien mami; era un poco como en el catecismo. Allí ellos, cantan: “Levántate, levántate por Jesús” y en el cine gritan: “Por el amor de Cristo. ¡Siéntense!”.

¡No hay mucha diferencia...!

Un sabio cristiano, un sabio hindú, un sabio jaina - no hay mucha diferencia. Sus palabras pueden ser diferentes, sus disciplinas pueden ser diferentes - alguien se levanta, alguien se sienta - pero su enfoque básico es apoyar la esclavitud, condenar la humanidad y proclamar un Dios que es la más grande mentira que hemos tolerado por miles de años.

Había un joven sacerdote que fue a su primera parroquia. El viejo sacerdote se acomodó en la parte trasera del confesionario, para ver si el principiante lo hacía bien. El joven hizo lo mejor que pudo y preguntó después: “¿No lo hice demasiado mal, no es así, padre?”.

“Bien”, dijo el viejo sacerdote, “no demasiado mal para ser la primera vez. Pero la próxima vez nosotros podemos tener un poco menos: ‘¡Uy! ¡Guau! ¡Ah!’ y un poco más: ‘¡dt, dt, ddd!’”

El joven cura escuchando a los pecadores, estaba diciendo: “¡Uy! ¡Guau!...”.

Todo lo que es placer para el hombre ha sido condenado. El dolor, la auto-tortura han sido fomentados. La miseria, la pobreza, han sido realzadas como valores espirituales - “Bienaventurados los pobres, porque ellos heredarán el reino de Dios”. Es extraño que la gente que heredará el reino de Dios, tenga que estar pasando hambre y muriendo en Etiopía, tenga que estar muriendo de hambre en India, y la gente que va a ir al infierno está disfrutando todos los placeres que el mundo puede ofrecer. Es un arreglo muy extraño.

Si el mundo es una escuela, entonces, a los pobres se les debería dar todos los placeres, de forma que obtengan un poco más de preparación. De otra manera, incluso en el cielo se sentirán demasiado culpables para disfrutar de nada. Traerán sus condicionamientos con ellos. Pero la sociedad estaba contenta de que al pobre se le dijera que heredaría el reino de Dios - no hay necesidad de ninguna revolución aquí, no hay necesidad de rebelarse contra las estructuras que les están haciendo pobres.

El antiguo sabio era anti-revolucionario. Estaba a favor de aquellos que estaban oprimiendo y chupando la sangre de la gente. El nuevo rebelde no será un agente de los vampiros, de los parásitos. El no dirá: “Benditos sean los pobres”. No dirá: “Sufre tu miseria pacientemente, porque después de la muerte vas a heredar el reino de Dios”.

No hay reino de Dios - por eso es que los ricos nunca se molestaron en ello, ni siquiera se lo preguntaron nunca. Han permitido a los sacerdotes predicar al pobre que heredará el reino de Dios, porque los sacerdotes saben que no hay reino de Dios y que no hay Dios, y los ricos saben que no hay Dios, y tampoco reino de Dios. Esta es una ficción sólo para mantener al pobre, pobre; al esclavo, esclavo; y evitar cualquier tipo de revolución.

Una joven se encontró una noche sola en casa, así que invitó a su amigo. Le llevó a la sala, encendió la calefacción, apagó la luz, le preparó una bebida, y le sentó en el sofá. El acarició su cabello, besó su cuello, luego sus labios. El la apretó contra su pecho, presionó su espalda, se acostó encima de ella. Entonces se detuvo.

“Sigue, sigue”, gimió ella. “No pares ahora, o moriré”.

“Pero querida, ¡No sé cómo seguir! Las películas siempre terminan en este punto”.

Uno necesita alguna experiencia. El humilde, el modesto, el pobre, el oprimido, que heredarán el reino de Dios, y no tienen ninguna experiencia de la vida y sus placeres, de sus alegrías, sus canciones, sus danzas. Se quedarán simplemente allí, avergonzados, sin saber qué hacer.

Pero ningún hombre rico a través de la historia ha preguntado: “Nosotros hacemos todos los templos, todas las iglesias; pagamos a todos los sacerdotes - que son millones alrededor del mundo; publicamos todos los libros sagrados y los distribuimos gratis, donamos a todo tipo de entidades caritativas - ¿Y no heredaremos el reino de los cielos? Qué tonterías están diciendo; ustedes son nuestros sirvientes, nosotros les pagamos”.

Ninguno ha objetado nunca. ¿Cuál podría ser la razón? La razón es que el sacerdote y la gente rica, ambos saben perfectamente bien que esto es sólo un engaño - no hay Dios, ni reino de Dios. Esto es una ficción para consolar a la gente pobre.

El nuevo rebelde traerá rebelión en todas las dimensiones de la vida.

Transformará esta tierra en un paraíso.

Hará de todo ser humano un Dios.

Cada ser humano tiene el potencial de ser un Dios - porque él puede iluminarse, puede convertirse en pura conciencia. Esto es lo que un Dios va a significar en el futuro. En el pasado, Dios era el creador. En el futuro, Dios será la creación de la consciencia humana, Será el pico más elevado de la celebración humana, de la luz y el resplandor humano.

El nuevo rebelde es el primer hombre a favor del nacimiento de una gran humanidad, y para traer una gran humanidad a la tierra, todas las ficciones han de ser eliminadas. Son obstrucciones, obstáculos. Han hecho inmenso daño al hombre; han dejado al hombre con sólo heridas.

El nuevo rebelde predicará salud y totalidad.

La vida llegará a ser nuestro único templo.

La reverencia por la vida llegará a ser nuestra única religión.

 

 

 

CAPÍTULO 10

 

Ambición y Competencia.

 

Los Pilares de la Sociedad

 

 

Pregunta 1

 

 

Amado Bhagwan:

Has estado hablando de tu visión del rebelde últimamente, sin embargo la atmósfera que siento a nuestro alrededor es muy suave, amorosa, maleable.

Lo siento como parte de tu magia - nos muestras existencialmente que el rebelde no va a nacer de los gases tóxicos, de la violencia y de la infelicidad, sino de la fragancia del amor y del éxtasis.

 

Los rebeldes que nacen de la violencia demuestran ser finalmente anti-rebeldes. En el momento en que asumen el poder su rebelión desaparece. Se tornan tan horribles como sus antecesores, porque a través de la violencia no puedes cosechar flores de amor. Si siembras semillas de veneno no puedes pretender que florezcan otras flores que no sean las de veneno.

Lo triste que ha sucedido en el pasado es que aquellos que fueron pacíficos, amorosos, silenciosos y extáticos, no fueron rebeldes. Ellos no concebían que una rebelión pudiera surgir del amor, de la compasión, del éxtasis. No tenían una perspectiva clara de las posibilidades futuras. Así que esa gente que fue amorosa, que fue pacífica, esa gente que fue religiosa, llena de oración, en vez de ser rebeldes se tornaron escapistas; con eso reemplazaron la rebelión. Se escaparon a las montañas, a los bosques para vivir una vida dichosa en paz y silencio.

En cierta forma fueron básicamente egoístas. Nunca pensaron en aquellos a quienes renunciaban; su compasión no era suficiente, su paz no estaba suficientemente arraigada - tenía miedo de ser perturbado. Su amor no era tan grande - tenía miedo que sea quemado en las llamas de la rebelión.

Por otro lado, sí existieron rebeldes, pero no estaban llenos de paz, no eran silenciosos y no tenían ni idea del éxtasis. Nunca conocieron nada de la meditación. No tenían contacto con el corazón. Su rebelión era una simple reacción de la mente. Estaban furiosos, llenos de rabia por toda la explotación, opresión y por toda la inhumanidad que el sistema imponía a otros seres humanos. Su rebeldía surgía de su furia, de su violencia, de su rabia. Así que aquellos que no estaban capacitados para rebelarse se rebelaron y aquellos que estaban realmente capacitados para la rebelión, se escaparon.

La gente que estaba llena de violencia y rabia tuvieron éxito. Pero a medida que ellos atravesaban la rebelión se acostumbraban más y más a la violencia, y cuando el poder llegó a sus manos, llegó a las manos de gente violenta. Naturalmente usaron ese poder para más violencia. Ahora tenían la gran oportunidad de destruir a tanta gente como fuera posible.

A veces su destrucción se volvió insensata. En la Unión Soviética, Stalin asesinó por lo menos a un millón de personas - pero este millón de personas no eran aquellos ricos contra lo cuales se habían rebelado, contra los cuales la rebelión había sido planeada, fueron los pobres, para quienes la rebelión era una promesa y una esperanza de un mejor futuro. Y ¿Por qué se les mató? Las razones son absolutamente idiotas.

El comunismo cree que no debe existir la propiedad privada y cuando la gente está en el poder se vuelven ciegos a la realidad humana. Por ejemplo, es cierto que la propiedad privada no debe ser acumulada en sólo unas pocas manos y que no se debe empobrecer a millones de personas. Hasta este punto el comunismo es acertado. Pero abolir la propiedad privada completamente es una idea anti-psicológica y anti-natural.

Tiene que entenderse... tu propiedad privada te da una cierta individualidad, una cierta identidad, una cierta libertad. Te sorprenderá saber que si se te priva de toda propiedad y se te deja absolutamente desnudo, sin ninguna propiedad, perderás toda tu libertad, perderás toda tu individualidad, todas tus capacidades de rebeldía se perderán también. De cierta forma te han matado. No sólo se te ha privado de tus propiedades sino que también han acabado contigo.

Marx no tenía una intuición psicológica, era totalmente insensible a las experiencias psicológicas y espirituales del hombre. Todo su enfoque era puramente económico, pero el hombre no es sólo dinero. El hombre es mucho más. El hombre no es sólo aquello que posee, sino mucho más. Pero aquello que posee tiene cierto valor con respecto a su individualidad.

Yo entiendo que el correcto comunismo debería ser la erradicación de la acumulación de la propiedad privada en pocas manos, de forma que todos puedan disfrutar de la propiedad privada. Nadie es super-rico y nadie es super-pobre. El rico desaparece, el pobre desaparece, la clase media llega a ser la única clase, y la gente posee casi las mismas propiedades privadas. Digo casi porque al hombre no se le puede tratar en términos matemáticos. Debe haber alguna soltura. Alguien tendrá un poco más y otro tendrá un poco menos; no importa, no ofende. Alguien puede necesitar..., un doctor puede necesitar un auto propio, es parte de su profesión, así que despojarlo del auto al doctor es despojarlo de algo muy esencial para su profesión.

Así que los millones de pobres que no tenían mucho - alguien tenía dos vacas, otro tenía un caballo, algún otro tenía unas cuantas gallinas, este otro un pequeño terreno... Pero la ciega mente económica y matemática de los comunistas, que se tornó aún más ciega cuando asumió el poder, confiscó todo a la gente - un pequeño terreno, el cual no proveía suficiente comida para sus dueños, pero que era todo lo que tenían. Era su herencia; sus abuelos lo habían tenido. Sin ello se encontraron, de repente, totalmente desnudos, como si se les hubiese quitado la ropa.

Sus casas no eran gran cosa, no eran palacios; vivían en la misma casa, junto a sus vacas y caballos; más que casas eran establos. Pero aún así se las quitaron. Todo se convirtió en propiedad del estado. Y esta gente pobre, para quien se creó la revolución, no podía entender - ¿Qué clase de revolución es ésta?- Ellos habían pensado que se enriquecerían, que se terminaría la pobreza. Pero por el contrario, lo poco que tenían, hasta eso desapareció. Ahora eran sólo mendigos.

El capital se concentró en las manos del estado, así que por vez primera aquellos que asumieron el poder obtuvieron doble poder -el poder político y el poder económico-Anteriormente estaba separado; el poder económico en manos de los ricos y el poder político en manos de los políticos, existía una pequeña división. Ahora el poder era absolutamente totalitario. Todo el poder se concentró en las manos de los gobernantes.

Los pobres, que eran analfabetos, no podían entender ¿Qué clase de igualdad es ésta? ¿Están empobreciendo a todos, igualmente pobres? ¿Es ésta la igualdad por la que la revolución luchó? Y por resistirse a entregar sus gallinas, sus pequeños terrenos, sus casitas, sus caballos o vacas..., por resistirse, simplemente fueron masacrados.

De la violencia sólo nace más violencia.

Ese millón de personas eran los verdaderos desposeídos. La revolución asesinó a los pobres. Fue una revolución ciega, y tenía que ser así porque los rebeldes no tenían ni idea de la compasión, ni amor por la humanidad, ni experiencia de la espiritualidad. Ellos no venían de ese espacio hermoso; no estaban luchando por una mejor humanidad. Dentro de su furia, sólo estaban interesados en destruir el sistema. En esta furia había celos, en esta furia había envidia - todo era erróneo.

Mi esfuerzo es traer una gran síntesis entre el rebelde y el sannyasin. El sannyasin no debe ser escapista. Debe hacer crecer su amor, debe fortalecer su compasión, centrar, enraizar y madurar su éxtasis. Y desde este espacio amoroso, debe rebelarse.

Su rebelión no se interesará fundamentalmente en destruir el sistema sino en crear un mundo nuevo. Su enfoque es el de crear un mundo nuevo, un hombre nuevo, una humanidad nueva con nuevos valores. Para crear lo nuevo debe demoler lo viejo..., pero no por su furia sino por necesidad.

Y tiene que comprender que simplemente imponer ideas en la gente es peligroso, tiene que comprender la psicología de la gente y su rebelión debe amoldarse de acuerdo a ella y no viceversa - no que la gente deba de moldearse de acuerdo a su idea de rebeldía.

El hombre nunca debe ser usado para ninguna ideología.

Todas las ideologías deben ser usadas para el hombre.

Observando la psicología del hombre, es cierto que grandes distancias entre la gente crean una sociedad enferma.

Hace sólo unos días fui informado que en India sólo existen quince personas ricas - ¡En un país de novecientos millones de personas, sólo quince personas son ricas! Así que toda la riqueza de novecientos millones de personas ha sido explotada; su trabajo, toda su vida ha sido chupada por estas quince familias. Esta disparidad es inhumana porque el que produce está hambriento y el parásito sigue acumulando dinero que no le es necesario. Es útil para aquellos que se mueren de hambre - y ellos son los productores.

Estas quince familias no trabajan, no producen, sencillamente tienen astucia para chupar sangre. Se han esparcido como pulpos alrededor de estos millones de personas y les chupan la sangre. De mil y una formas todo el dinero se va silencioso, sin ruidos hasta sus arcas.

Se sorprenderán de saber que sólo la ciudad de Bombay tiene la mitad del dinero de todo el país. Extraño..., todo el país trabaja, la gente trabaja en las siembras, los jardines, las fábricas - pero de cierta forma existen estrategias para que el dinero continúe moviéndose a Bombay. ¡La mitad del dinero del país en una ciudad! Esto es intolerable - pero esto no le debe enojar a uno. Es intolerable porque es inhumano y destruye el amor de la gente, su compasión, su amabilidad. Crea toda clase de crímenes. La pobreza es la madre de todos lo crímenes.

Es un mundo muy extraño. Primero hacen a la gente pobre y la obligan a ser criminales y luego tienen cortes, policías y jueces para castigarles. Primero son explotados y luego se les castiga por ser criminales.

Los verdaderos criminales son estas quince familias que han explotado toda la riqueza del país. Pero ellos nunca serán castigados, porque ellos pueden comprar a los jueces, ellos pueden comprar a todos los políticos. Y ellos tienen a todos los políticos en sus manos porque: ¿De dónde va a encontrar el político millones de rupias para su elección? De los pobres no será. Y la gente que va a dar millones de rupias no lo hará por caridad. Si dan un millón, le sacarán a ese político por lo menos cincuenta millones, no menos de eso. Cuando asuma el poder todas las concesiones serán para el hombre que lo llevó hasta el poder.

Estos políticos son todos esclavos o de un partido capitalista o de una familia capitalista. Siguen prometiendo al pobre un mejor futuro, sabiendo perfectamente que no ha de llegar, porque primero tendrán que devolver el dinero que se les ha dado. Ellos mismos son esclavos.

Esta situación es horrible. Ciertamente la estructura debe ser cambiada. Pero debe ser cambiada porque le tienes compasión y amor a todos aquellos seres humanos que sufren - no por la furia, envidia, y los celos que tienes de aquellos pocos que poseen todo el dinero y tienen todos los lujos.

Es una cuestión de enfoque: ¿Estás luchando por los pobres? o ¿Estás luchando porque estás celoso de no pertenecer a una de estas quince familias? ¿Son acaso tus celos, tu envidia, furia y violencia los que te llevan a rebelarte en contra de la estructura? Si este es el caso, entonces -cuando asumas el poder serás aún más peligroso porque te desquitarás lo más que puedas - con venganza.

Pero, si la causa de tu revolución es que has visto el sufrimiento de la humanidad, crearás una estructura que provea igual oportunidad de crecimiento a todos. No impondrás ideas de igualdad, porque la igualdad, simplemente, no existe, no es psicológica y no es existencial.

Un Bertrand Russell, es un Bertrand Russell, y si tiene una vida un poco más confortable, él la necesita; su contribución es tan grande que se le debe brindar todas las comodidades posibles.

Un Albert Einstein, es un Albert Einstein. No es igual a nadie en el mundo y nadie puede reclamar ser igual a él. Sería estúpido, sencillamente, el forzarlo a ser igual, su trabajo es diferente, su genialidad es diferente, no se le debe arrastrar hacia abajo - no es un comerciante ni un empleado-. No se le debe forzar a ser un comerciante, eso iría en perjuicio de toda la humanidad, no se le debe obligar a ser un empleado, porque nadie puede reemplazarle.

¿Quién va a crear la teoría de la relatividad? ¿Quién nos va a dar el tremendo poder de la energía atómica? Es un infortunio que los políticos la hayan usado para destruir al hombre, pero Albert Einstein no es responsable de eso. La misma energía pudo haber sido usada para enriquecer al hombre, para hacerlo más saludable, para crear un mundo más hermoso.

Los hombres no son iguales - ése es mi enfoque fundamental.

Y en segundo lugar, yo entiendo que se le debe permitir a todo el mundo poseer propiedad privada, sólo que las distancias no deben ser muy grandes, deben mantenerse dentro de los límites humanos.

Todo el país puede ser rico.

El estado no debe convertirse en el único dueño de todo; eso es lo más peligroso que le puede suceder a un país porque el estado ya es poderoso. Tiene a su favor todo el ejército, todas las cortes, toda la policía, todas las leyes, todos los jueces ¿Y además quiere que toda la economía del país esté en su poder? Entonces al país se le deja totalmente desnudo, al nivel de los mendigos. “Ahora no tenemos nada”. Y el estado se ha convertido en tal monstruo que ni siquiera puedes luchar contra él.

El estado ha reunido todos los poderes posibles en sus manos. En Rusia todos los periódicos son publicados por el gobierno. No puedes escribir un artículo que critique alguna política del gobierno porque no será publicado en ningún lado. Y si lo escribes, te encontrarás entre rejas. ¡Nunca será publicado, pero tú desaparecerás de la existencia!

No se puede publicar ningún libro, porque todos los derechos de publicación le pertenecen al gobierno. Y pueden ver los resultados - durante los sesenta años siguientes a la revolución rusa no ha surgido ni un solo Leo Tolstoy o Feodor Dostoyevski o un Turgenev, o un Chekhov, o un Gorky..., estos cinco nombres son previos a la revolución. Estos cinco se convirtieron en novelistas mundialmente famosos. Si tuvieras que escoger las diez mejores novelas del mundo, cinco, serían rusas. Estos cinco nombres tendrían que ser incluidos, no hay escapatoria, porque ellos han creado las mejores obras maestras literarias.

¿A dónde ha desaparecido esa genialidad? En sesenta años no ha surgido ni una sola novela de esa calidad. No puede surgir, porque la individualidad ha sido destruida totalmente. Ahora la burocracia gubernamental decide qué novelas deberían ser publicadas y qué novelas no deberían ser publicadas y estos estúpidos burócratas no tienen ninguna sensibilidad. No son poetas ni novelistas; no entienden los matices sutiles de la creatividad. Pero ellos son, ahora, el factor decisivo. Así que lo mejor no es publicado, sólo lo de tercera categoría - porque sólo los de tercera categoría pueden entender.

Hace sólo unos cuantos días uno de mis amigos de Delhi me informó: “Hay rumores en el círculo interior del gobierno que tus libros deberían pasar previamente por la censura, al igual que tus grabaciones. Sólo entonces se les permitirán llegar a las masas”.

Yo le dije: “Deja que lo decidan. ¡Y ya tendrán que enfrentarme en la Corte Suprema!”. ¿Quién es el hombre - quisiera verle la cara - que va a decidir qué está correcto o que está incorrecto en mis libros? Conozco a todos esos ministros, conozco a casi todos los miembros del parlamento. No tienen el calibre o la inteligencia. Ninguno de ellos ha meditado jamás; ¿Cómo pueden decidir si lo que digo es correcto o no?

Mañana, puede ser, que comiencen a pedirles a los científicos. “Antes de hacer tus publicaciones, la burocracia gubernamental verá si están bien o mal”. Y la burocracia gubernamental no tiene ninguna idea de lo que es ciencia, de lo que es filosofía, de lo que es la poesía, de lo que es música. En primer lugar, si tuvieran alguna idea sobre poesía, ciencia, literatura o filosofía no habrían sido burócratas. Eso es lo más horrible en el mundo. Ser un burócrata del gobierno significa que te has convertido en parte de una horrible maquinaria y que has perdido tu alma. No existes más como un pensador independiente.

La rebelión nacida del amor, nacida de la creatividad, nacida de la meditación - ésa es mi anhelo y mi esperanza. Y en esa esperanza está la esperanza de toda la humanidad.

Tenemos que convertir en rebeldes a los Gautam Buddhas.

Sólo en sus manos el poder será incapaz de corromperse. Al contrario, ellos serán capaces de purificarlo. Y Sólo en sus manos se encuentra a salvo la individualidad del hombre, porque ellos conocen la existencia interna y externa, y ellos serán capaces de ayudar a la humanidad.

No impondrán ningún concepto de igualdad pero darán a todos igual oportunidad. Sea lo que sea que uno quiera llegar a ser, se le debe dar la misma oportunidad. Y entonces será su potencial, su talento, su ingenio... Alguien llegará a ser un Bertrand Russell, alguien será un Rabindranath Tagore, alguien se convertirá en un Picasso.

Y ciertamente, a la gente que está enriqueciendo la vida y la existencia se le debe rodear de comodidades, porque están aportando algo que nadie puede aportar. Su servicio es único y su exclusividad debe ser respetada.

Eso no significa que ellos sean superiores y más elevados y que otros sean inferiores y bajos. Sólo significa que aceptamos un hecho fundamental acerca de la humanidad; cada hombre es simplemente él mismo, no como ningún otro, y necesita de cierta propiedad privada, tal como necesita de su vestimenta.

En la China, cuando Mao estaba en el poder, aún llegó a forzar a la gente a usar sólo uniformes. Estas son las formas de destruir muy sutilmente. Entonces los trabajadores usan el mismo uniforme, al igual que los agricultores, los filósofos, los místicos, los profesores. Esto no está correcto en absoluto, porque hasta tu ropa muestra tu individualidad. Deberías tener la libertad de escoger tu ropa; el gobierno no tiene por qué decidir.

No eres parte de un ejército para que tengas que usar uniformes. Ustedes son individuos independientes.

Si la igualdad se llevara hasta su fin lógico, entonces todo el mundo debería llevar el mismo corte de pelo. Y quién sabe, si algún idiota llegara al poder..., y son más los idiotas que llegan el poder que los inteligentes, porque la gente inteligente no quiere entrar en la muchedumbre y luchar por el poder, no vale la pena tanta lucha. Pero los idiotas tienen la piel gruesa y el cráneo duro.

Un idiota puede comenzar a pensar que aún todo el mundo debería tener narices similares. Alguna gente tiene rostros hermosos y otros no. Esto no es correcto para una sociedad comunista, que cree en la igualdad. Pero ahora la cirugía plástica es posible..., así que haz un modelo y deja que todos se hagan la cirugía. Todos los niños, al nacer, pueden pasar por la cirugía plástica y verás rostros similares a todo tu alrededor. ¿Será eso una hermosa sociedad? ¿Es correcto dañar a la humanidad en tal horrible forma?

Estoy en contra de las clases, de pobres y de ricos, pero estoy absolutamente a favor de la propiedad privada. Las diferencias no deberían ser muy grandes, pero se les debe permitir. Y el estado no debería ser el dueño de toda la tierra. Los políticos tienen ya más poder del que deberían tener. Darles aún más poder, todo el poder en sus manos, es cometer suicidio.

Mi rebelde es un meditador.

Ama la paz, ama a la gente, ama su bienestar, y hará todo para su crecimiento natural. No impondrá ninguna ideología, simplemente ayudará a cada uno a ser él mismo.

Semejante rebelión nunca ha ocurrido. Pero ya es hora - es el momento preciso. Si no sucede, entonces puedes olvidar la esperanza de que la humanidad perdure como tal. La vieja sociedad se ha podrido tanto que tiene que morir. Antes de que muera, creemos semillas para el hombre nuevo.

Mi insistencia en la rebelión es para crear esas semillas, así que cuando lo viejo muera -  está destinado a morir, ha creado su propia muerte - lo nuevo pueda tomar su lugar. Lo nuevo puede hacerse en forma alerta y conscientemente, de tal manera que no repita los mismos patrones antiguos. Es más fácil repetir los viejos patrones, pero una vez que estás alerta nunca cometerás los mismos errores; son sólo los estúpidos los que van cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Conocí a un hombre que se casó ocho veces y se quejaba ante mí: “He desperdiciado toda mi vida. He buscado a la persona correcta pero no he podido encontrarla. Todas las mujeres terminan siendo las mismas”.

Le comenté: “Serás un ejemplo para otros”.

El me dijo: “¿Qué quieres decir?”.

Le respondí: “Simplemente quiero decir que eres el idiota ideal. Una mujer era suficiente, como mucho dos..., para no dejar posibilidad alguna..., con tres era suficiente. Pero tú continuaste, y cada vez llegaste al mismo punto. Ocho u ochenta no harán diferencia porque sigues siendo el mismo. Las diferencias entre la gente son sólo superficiales, son como las diferencias en los coches. Sus capotas son diferentes, sus luces delanteras son diferentes, pero fundamentalmente es el mismo mecanismo, el mismo motor y si el conductor permanece el mismo, éste seguirá cayendo en las mismas zanjas una y otra vez. ¡Ocho veces es demasiado! Debiste haber dejado de conducir hace tiempo. No sabes conducir”.

El dijo: “Quizás, pero nadie me dijo esto”.

Le respondí: “Debiste haberlo entendido por ti mismo. La gente está luchando en sus propias zanjas; ¿Quién se va a preocupar por ti?”.

Una rebelión que sea religiosa, que sea espiritual, que no surja de las llamas de la violencia, sino que nazca de la fragancia del amor y la compasión, que surja de la meditación, del estado de alerta y consciencia, es la única posibilidad para la transformación de este hermoso planeta en un paraíso.

Sí, lo que estás diciendo, exactamente eso, es lo que estoy tratando de hacer. Dices: “Has estado hablando de tu visión del rebelde últimamente. Sin embargo la atmósfera que siento a nuestro alrededor es muy suave, amorosa, maleable. Lo siento como parte de tu magia - nos muestras existencialmente- que el rebelde no va a nacer de los gases tóxicos, de la violencia, y de la infelicidad, sino de la fragancia del amor y del éxtasis”.

Exactamente para eso es que estoy viviendo.

Exactamente para eso, es que te estoy preparando.

 

 


 

DE VUELTA AL INDICE DE LIBROS